¿Comer o alimentarse?

¿Comer o alimentarse?
(Tiempo de lectura: 11-21 minutos)

La mayoría de las personas se tragan una montaña de comida, pero no se alimentan.

Alimentar significa consumir alimentos sabrosos, atractivos y fragantes que tienen la capacidad de entretener las mismas características de nuestra naturaleza original en nuestro conjunto físico y mental. Estos alimentos deben poseer las propiedades nutricionales, energéticas y restauradoras, de modo que, en su papel profiláctico-terapéutico, nos proporcionen las sustancias necesarias para nuestros procesos vitales, y que tengan una acción específica en nuestro organismo en la lucha contra las enfermedades.

Comer: observamos una comida típica en la que la mayoría de las personas se encuentran:

  • Primer plato (pasta blanca sazonada)
  • Segundo (típicamente carne)
  • Guarnición (papas o verduras o muchas veces nada)
  • Formaggio
  • Fruta a veces
  • Dulce muchas veces
  • Agua, vino o cerveza, y en muchas mesas solo bebidas como coca cola de naranja, etc. etcétera
  • Café

Tal comida no es un alimento, sino un conjunto de sustancias mortales para nuestro cuerpo. No olvidemos que el 60% de los ingresos hospitalarios son causados ​​por una mala nutrición.

Esta comida típica, junto con el resto de la comida del día, provoca una introducción de aproximadamente 1000 calorías más por cabeza, con un gasto de "solo" 35.000 mil millones de liras por año (los datos se refieren a 1986 y son del Instituto Nacional La investigación más reciente sobre nutrición no la he encontrado pero no debería desviarse mucho). El resultado? muchos "vientres llenos", pero de alimentos que carecen de nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Además de los 35.000 mil millones de liras, también se deben agregar los costos de atención médica para tratar de curar las consecuencias de esta dieta pobre.

En los últimos cincuenta años, ha habido un cambio muy brusco de alimentos, se consumen menos verduras, aceite de oliva virgen extra, granos enteros y legumbres; mientras que el consumo de carne, cereales blancos, mantequilla y azúcar ha aumentado considerablemente. Había una vez una dieta de la que todos hablan: la dieta mediterránea. Desafortunadamente para muchos, en los últimos años, no fue la dieta, sino el hambre. De hecho, las principales causas de muerte, entonces, fueron las enfermedades debidas a la mala nutrición, de esta manera reinó las enfermedades infecciosas. Un sarampión trivial o tos ferina se volvió perjudicial para los niños. El organismo de estos niños que no estaban suficientemente nutridos no tenía la energía para defenderse, por lo que sucumbió fácilmente. El bienestar ahora ha traído mucha comida, pero es comida sin vitalidad, y las causas de muerte han cambiado, ahora son degenerativas: cardiovasculares, tumores, etc. El 35% de las neoplasias (tumores) son de causa alimentaria.

Nos estamos acercando dramáticamente a la situación estadounidense en la que un tercio de la población es obesa. La mayoría de los grandes estadounidenses obesos son ciudadanos de bajos ingresos. Estas personas compran alimentos al precio más bajo para comer (¡alimentos de acuerdo con la ley, sin embargo!) Sin esa vitalidad que el ser humano busca, por lo que continuará comiendo frenéticamente buscando estos nutrientes que no encuentra, con el resultado de volverse obeso Italia también se está acercando a las estadísticas estadounidenses.

Debido al exceso de grasas y sales de calcio, las arterias se incrustan y se forman placas (ateromas), que a menudo ya están presentes en niños de 10 años; No olvidemos que 25 de cada 100 niños tienden a la obesidad. Estas placas, que se encuentran en las autopsias, se hacen más grandes y más gruesas, la sangre ya no puede pasar y hay un ataque cardíaco u otras enfermedades cardiovasculares.

Además, el exceso de grasa ralentiza la digestión. El exceso de proteínas crea problemas hepáticos y renales. Encontramos la realidad más desconcertante en las estructuras que deberían curar a las personas que padecen alguna enfermedad: los "hospitales". Muchos de nosotros visitamos a una persona hospitalizada en estas estructuras o estuvimos allí como invitados, por lo que tuvimos la oportunidad de estar presentes en la distribución de la comida. En este "ritual" lo más importante, donde no se instala de ninguna manera es la "higiene". En ese "alimento" no debe haber bacterias, virus, todo debe estar esterilizado, todo debe estar "muerto". Nuestro organismo, por otro lado, está vivo: coexiste con miles de millones de bacterias, y estas son importantes para que esté en armonía.

El título de una investigación científica publicada en 1998 es elocuente: "Danos hoy nuestros gérmenes diarios". El resumen de este documento: “las vacunas modernas, el miedo a los gérmenes y la obsesión por la higiene están privando al sistema inmunitario de la información clave de la que depende. Esto no permite mantener el equilibrio citoquímico correcto y una buena armonía de la regulación de las células T y podría conducir a un aumento en la incidencia de alergias y enfermedades autoinmunes. (aquí viene la parte divertida) Si el hombre continúa deprimiendo su sistema inmunológico de las imputaciones a las que la evolución lo ha adaptado, puede ser necesario idear una forma de reequilibrarlo artificialmente. (inventando nuevas drogas en lugar de eliminar problemas) "

Tenga en cuenta que "la comida" que se sirve en el hospital está de acuerdo con la ley. Debemos preguntarnos quién hizo la ley y cómo ven la comida, con una visión "científica" estudiada pero con material "muerto", o con una visión sabia de "comida vital", ¿para qué vivo?

Esta es la realidad de nuestros días, lo importante es saberlo, de esta forma podemos defendernos.

Normalmente, el hospital para el servicio de cantina indica un "contrato hasta el fondo", que no tiene en cuenta la vitalidad de la comida, la frescura y todo ese aspecto profundo que la comida debe proporcionar para mantenernos intactos o ayudarnos a sanar. En consecuencia, la empresa que gane la licitación suministrará "alimentos de acuerdo con la ley", según el contrato, y no se preocupará por el resto.

Prácticamente aquellos que son "responsables" de nuestra integridad son los primeros a los que no les importa.

Elegir una dieta más genuina e inteligente conduce a una mejor salud física y mental y a un ahorro monetario considerable, especialmente para tratamientos médicos, que no son necesarios o son mucho menos útiles.

Para dar un ejemplo concreto: una vez que los ancianos eran sabios, mantuvieron el conocimiento y las experiencias de la vida para poder transmitir esta gran cantidad de información a los jóvenes, ahora, en la mayoría de los casos, los ancianos son arteriales / escleróticos. Este proceso de "endurecimiento" del cerebro es en la mayoría de los casos el resultado de una dieta exagerada y desequilibrada.

Ansa 30/09/2008 OBESIDAD, LLEGA LA CRISIS - ROMA - La obesidad proviene de la crisis económica, con carros de compras cada vez más pobres, en los que los alimentos son cada vez más baratos y ricos en grasas. "La nutrición menos costosa a menudo se produce a expensas de la calidad y tratar de gastar menos puede conducir paradójicamente a aumentar de peso", observó el presidente de la Asociación Italiana de Dietética y Nutrición Clínica (ADI), Giuseppe Fatati, al presentar la Obesidad en Roma. Día, programado para el 10 de octubre. Con los servicios dietéticos de ADI a puertas abiertas (www.obesityday.org), será el día dedicado a la prevención y el tratamiento de la obesidad, un problema que está en aumento en Italia. Según los datos más recientes disponibles, los del Proyecto Corazón del Istituto Superiore di Sanità (ISS), el 18% de los hombres y el 22% de las mujeres son obesos. El sur fue el más afectado (19% y 31%). Entre las causas, según Fatati, la mala nutrición está en la cima, junto con un estilo de vida sedentario. En los "nuevos" carritos de compras, agregó, los alimentos típicos de la dieta mediterránea disminuyen: "El consumo de frutas, verduras y aceite de oliva está disminuyendo" y los alimentos envasados, más ricos en grasas y azúcares, aumentan. Para los expertos, todavía es posible gastar menos y comer de manera saludable: "se estima que el italiano promedio arroja alrededor del 30% de lo que compra", dijo Fatati. Volver a la lista de compras anterior puede ayudarlo a "resistir" las tentaciones del supermercado y evitar compras excesivas. También es útil, concluyó, elegir frutas y verduras de temporada, pescado azul, reducir el consumo de carne al preferir las legumbres.

ACERCA DE 38 LUCANOS DE 100, REGISTROS EN ITALIA - Basilicata es la región italiana con el mayor porcentaje de mujeres obesas: el 38%, de hecho, tiene problemas de peso graves, en comparación con un promedio nacional de 22. Respecto a los hombres, por otro lado, tienen una tasa ligeramente más baja que la italiana, con 16 casos de cada 18 contra XNUMX italianos. Los datos fueron revelados, en un comunicado de prensa, por el presidente de ADI, sobre la base de las cifras proporcionadas por el Istituto Superiore della Sanità. El número de personas obesas, dijo Fatati, es "una verdadera paradoja de la crisis económica: mientras más italianos tiran del cinturón y más aumentan de peso. Incluso en Basilicata es culpa de la forma de comprar, que tiene más en cuenta que el recibo que la salud ".

EE.UU. La última amenaza para la seguridad nacional: la obesidad. ¿Nos estamos volviendo una nación demasiado gorda para defendernos? Parece increíble, pero estos son los hechos: en 2005, al menos 9 millones de adultos jóvenes, el 27 por ciento de todos los estadounidenses entre las edades de 17 y 24 años, tenían demasiado sobrepeso para el servicio militar, según el análisis del 'Ejército de datos nacionales. Y desde entonces, estos altos números se han mantenido en gran medida sin cambios.

Los datos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades muestran que las tasas de obesidad entre los adultos jóvenes aumentan dramáticamente en todo el país. De 1998 a 2008, el número de estados que informaron 40 por ciento o más de adultos jóvenes con sobrepeso u obesidad aumentó de uno a 39.
Si bien otros factores importantes pueden evitar que nuestros jóvenes se unan a las Fuerzas Armadas, como no tener un diploma de escuela secundaria o tener antecedentes de delitos graves, el sobrepeso o la obesidad se ha convertido La principal razón médica para la reforma de los reclutas.
Desde 1995, el porcentaje de reclutas potenciales que no aprobaron los exámenes físicos debido a problemas de peso ha aumentado en casi un 70 por ciento, según datos reportados por la División de Medicina Preventiva de Walter Reed Instituto de Investigación del Ejército (Instituto de Investigación del Ejército "Walter Reed").
Consideramos que este problema es tan grave desde la perspectiva de la seguridad nacional que hemos asociado a más de 130 generales generales, almirantes y comandantes militares retirados al invitar al Congreso a aprobar una nueva ley de alimentación infantil.
Lo que los niños comen y beben durante el horario escolar constituye hasta el 40 por ciento de su consumo diario de alimentos. Gestionado adecuadamente, el entorno escolar puede ser fundamental para promover hábitos alimenticios saludables entre nuestros niños.
Investigadores de la Universidad de Rice y la Universidad de Houston señalaron en March Health Journal que aumentar la participación en los programas federales de nutrición "podría ser la herramienta más efectiva para usar en la lucha contra la obesidad en los niños pobres".
Como nación, debemos dar el siguiente paso. Nuestros distritos escolares necesitan recursos para ofrecer a nuestros hijos más verduras, más frutas y más granos integrales, así como productos con menos azúcar, sodio, grasas y calorías en los comedores y máquinas expendedoras. Sí, esto significa aumentar los fondos para los programas de alimentación infantil. Pero con nuestro gasto nacional de al menos $ 75 mil millones al año en facturas médicas relacionadas con la obesidad, creemos que este paso dará sus frutos a largo plazo.
Instamos al Congreso a aprobar un proyecto de ley vigoroso sobre alimentación infantil que:
- Mantenga la comida chatarra y otras bebidas con alto contenido calórico fuera de nuestras escuelas adoptando nuevos estándares basados ​​en las últimas investigaciones sobre alimentos y bebidas vendidos o servidos en nuestras escuelas. Las reglas para las comidas escolares tienen 15 años. Claramente necesitan ser actualizados.
- Apoye la propuesta de la Administración de un aumento de $ 10 mil millones por año durante XNUMX años para programas de nutrición infantil que mejoren los estándares de alimentación, la calidad de las comidas servidas en las escuelas y permitan que más niños tener acceso a estos programas.
- Desarrollar estrategias basadas en investigaciones, implementadas a través de nuestras escuelas, que ayuden a padres e hijos a adoptar hábitos alimenticios más saludables y hábitos de ejercicio de por vida.
Cuando se aprobó la Ley Nacional de Almuerzos Escolares en 1946, se consideró un problema de seguridad nacional. Muchos de nuestros líderes militares han reconocido que la mala nutrición es un factor importante que reduce la masa de candidatos calificados para el servicio militar.
Nuestro país se enfrenta a otra grave crisis de salud. Las tasas de obesidad amenazan la salud general de Estados Unidos y la fortaleza futura de nuestras Fuerzas Armadas. Debemos actuar, como lo hicimos después de la Segunda Guerra Mundial, para asegurarnos de que nuestros hijos algún día puedan defender a nuestro país si es necesario.
El general retirado del ejército de los EE. UU. General John M. Shalikashvili se desempeñó como presidente del Estado Mayor Conjunto desde octubre de 1993 hasta septiembre de 1997. El general retirado del ejército de los EE. UU. General Hugh Shelton sirvió como presidente del Estado Mayor Conjunto desde octubre de 1997 hasta septiembre de 2001. Ambos están en la junta asesora ejecutiva de Mission: Readiness, una organización sin fines de lucro de ex jefes militares de alto nivel.
John M. Shalikashvili y Hugh Shelton
Traducción para EFFEDIEFFE.com de Pierpaolo POLDRUGO Fuente>  El Correo de Washington

Al 40% de los italianos les gustaría una dieta saludable pero no pueden - Informe Censis / Coldiretti, los ancianos son los más leales en una mesa saludable. La merienda, imprescindible Fuente: Ansa

ROMA, 19 DE MAYO - Me gustaría comer más saludablemente pero no puedo, esta es la declaración que mejor describe la relación con la comida del 37% de los italianos (casi 4 de cada 10 italianos), una proporción que se eleva al 40,5% entre 30-44 años, más del 40% de las mujeres y más del 43% de las amas de casa. Esto es lo que surge del primer informe de Coldiretti / Censis sobre los hábitos alimenticios de los italianos que muestra que los "frustrados" son más del 33% de los italianos que dicen que siguen una dieta saludable "porque la nutrición es uno de los factores importante para la salud ", y son principalmente los ancianos (40,3%) y los graduados (37,6%) quienes practican esta tendencia saludable. El hecho de que el equilibrio en la mesa aún esté lejos de alcanzarse en las familias de Bel Paese demuestra el hecho de que el 43% de los italianos tienen sobrepeso, si no son obesos (11%). La información sobre alimentos, continúa el informe Coldiretti / Censis, es cada vez más importante para los italianos; de hecho, casi el 62% de los entrevistados se declararon "muy informados sobre los valores nutricionales, las calorías y las grasas relacionadas con los diversos alimentos". El 34% de los entrevistados cree que su dieta depende principalmente de las características y elecciones subjetivas, el 30,4% de la tradición familiar y poco menos del 19% "de lo que puede pagar". En cuanto a las principales fuentes de información sobre alimentos, además de la televisión, la web (51,1%) es la fuente principal. Seguido por periódicos, publicaciones semanales y periódicas (34%), luego familiares y amigos (25,5%) y 25,6% recurren a los comerciantes y al personal de la tienda. "Del informe - comenta el presidente de Coldiretti Sergio Marini - surge una importante segmentación de comportamientos, con más de 1/3 de los italianos reconociendo el valor de la nutrición y comportándose en consecuencia, 1/3 de lo que se refiere al estilo de vida, las tentaciones y el estrés, aunque consciente, es incapaz de comportarse correctamente y 1/3 de quien no está atento a la mesa por falta de conocimiento ". "En este último segmento, concluye Marini, es necesario trabajar de manera responsable en un país como Italia que ya no puede darse por sentado la calidad de los alimentos traídos a la mesa como sucedió en el pasado, cuando los efectos de la globalización no fueron tan significativos ".

El refrigerio es una necesidad para los italianos, la pasta se resiste en el almuerzo: dos de cada tres italianos no abandonan el refrigerio, lo que deja espacio entre el almuerzo y la cena según los hábitos de los italianos. Esto es lo que surge del primer informe de Coldiretti / Censis sobre los hábitos alimenticios de los italianos que muestra que el 62,3% de los italianos toman su descanso para comer por la mañana, 63,8% por la tarde y 52,2% están en la mañana y en la tarde. Los bocadillos son principalmente mujeres, jóvenes, solteros y residentes de las islas del sur. Frutas, yogurt, galletas y, por la mañana, croissants, croissants y bocadillos son los alimentos que componen los bocadillos. Con la aparición de la merienda, continúa el informe, el almuerzo y la cena tienden a parecerse entre sí, con la única diferencia obvia de la pasta, mucho más presente en las mesas de los italianos en el almuerzo que en la cena. Coloca igual a siete para cada semana, el número de almuerzos, frutas, pan y verduras están presentes 5 veces de siete, pasta 4,6 veces de siete, carne 3 de siete, el postre está en la mesa para dos almuerzos por semana, así que arroz y pescado. Sin embargo, entre las bebidas, el vino está presente en poco menos de 3 almuerzos semanales, las bebidas carbonatadas menos de 2 veces, la cerveza un poco más de una vez por semana. Las cenas tienen características que no son muy diferentes de los almuerzos, porque cinco veces a la semana los italianos declaran que ponen verduras, frutas y pan sobre la mesa; la carne (2,8 de 7), la pasta (2,5), el pescado (menos de dos veces), el postre (también menos de dos veces) y el arroz (1,6 veces) están menos presentes. El vino, las bebidas carbonatadas y la cerveza están presentes con la misma intensidad que en el almuerzo. Sin embargo, el pan siempre es muy popular - concluye el informe - 17 millones lo comen los 7 días de la semana, sin embargo, los entusiastas de la pasta, sin embargo y siempre durante la semana, son 7 millones, 1,2 millones los que siempre comen verduras 14,7 millones de personas que siempre comen fruta fresca, 20,3 mil carnes y 500 mil postres.

LOS ITALIANOS ELIGEN LA COCCIÓN RÁPIDA, EL 70% COMPRAN CONGELADOS: los italianos tienen prisa en la cocina y, por lo tanto, compran 69,6% de productos congelados y 58,7% de alimentos enlatados, mientras que 41,4% no renuncian a la calidad de primera mano. e ir de compras directamente del fabricante. Los datos surgen del informe Coldiretti / Censis sobre los hábitos alimenticios de los italianos. Esto no significa, según subraya la investigación, que el consumidor siga una dieta 'monolítica', sino que se elige un carrito de comida personalizado para que la comida congelada coexista muy bien con el producto PDO y PGI. Por ejemplo, entre aquellos que compran regularmente productos de denominación, el 77,7% también compra alimentos congelados regularmente y, entre aquellos que compran regularmente productos agrícolas orgánicos, el 73% también compra alimentos congelados. "Los ciudadanos quieren alimentos seguros y de calidad al precio correcto", comenta el presidente de Coldiretti, Sergio Marini, comentando sobre la investigación. La demanda de productos vinculados a la identidad territorial es fuerte y este tipo de agricultura es la que tendrá futuro en todo. el mundo. Todos los que trabajan para desmantelar este tipo de agricultura perderán porque el consumidor quiere comida local ".

EN 60 AÑOS + 300% DE CARNE Y 1/3 EN MENOS VINO - Desde el período de posguerra hasta hoy, los italianos han cambiado profundamente su dieta, como lo demuestra el aumento del 300% en el consumo de carne que se ha producido en los últimos 60 años, mientras que El consumo de vino se redujo en más de un tercio. Esto es lo que dice Coldiretti al señalar que el consumo de frutas y verduras también ha aumentado enormemente, mientras que, además del vino, el consumo de pasta y pan también ha disminuido. El cambio, subraya Coldiretti, también ha afectado los aspectos cualitativos de la dieta, como la transición de la pasta hecha a mano a la industrial, el crecimiento de la carne de res en comparación con el pollo, la llegada de nuevas variedades de frutas como el kiwi. En la década de 80, surgió el aceite de oliva virgen extra contra la manteca de cerdo y la manteca de cerdo presentes en el norte desde el período de posguerra y el posterior auge de la margarina. En los últimos 60 años, continúa Coldiretti, en un 56% las kilocalorías consumidas en promedio por los italianos por día. Se han producido cambios profundos, señala Coldiretti, también desde un punto de vista económico, con una reducción progresiva de la incidencia del gasto alimentario en el consumo total de los italianos, que pasó del 45% en 1950 al 15% en la primera década del siglo XX. En el último período, según el informe Censis / Coldiretti, la atención a la calidad, la seguridad y el impacto eco-social está creciendo. "Una tendencia a la cual, comenta Coldiretti, es capaz de responder a la agricultura italiana que desde el período de posguerra se ha convertido en un líder a nivel internacional en términos de calidad, medio ambiente y salud. El sector agroalimentario Made in Italy alcanzó el liderazgo en productos típicos en 2009. en Europa con 202 premios, el mayor número de empresas biológicas y el primer lugar en salud y seguridad alimentaria, con un registro del 99% de las muestras con residuos químicos por debajo de los límites legales ".


Y finalmente llega la "ciencia"

http://www.corriere.it/salute/nutrizione/11_dicembre_20/troppe-calorie-tavola_cbeab7fa-2a3e-11e1-88bd-433b1e8e4c01.shtml

ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE ROMA - Comer un tercio menos mantiene el cerebro joven - Se encontró una molécula antienvejecimiento. Se activa con pocas calorías.

MILÁN - Demasiadas calorías en el menú diario también "envejecen" el cerebro. En resumen, estudio tras estudio, la ciencia confirma que el secreto de una larga vida en buena salud está precisamente en el estilo de vida en la mesa. E incluso se ha descubierto una molécula que protege a las neuronas del envejecimiento. Una molécula activada precisamente si comes menos. Cuanto menos Hoy se puede decir: el 30 por ciento de las calorías se quedan en el plato. Casi un tercio de los recomendados como normales en función del tipo de actividad que tiene lugar. En otras palabras, aquellos que tienen que comer 2.000 calorías las reducen a 1.400. Y esto ya ha sido identificado por estudios previos (publicados en Science and Nature): aquellos que han relacionado la longevidad celular con una dieta baja en calorías.

LA MOLÉCULA: investigadores italianos han encontrado la molécula cerebral italiana antienvejecimiento. De la Universidad Católica de Roma. La molécula se llama Creb1, se activa mediante una dieta baja en calorías y actúa como conductor activando otros genes importantes para la longevidad y para el buen funcionamiento del cerebro. El estudio fue realizado por el equipo de Giovambattista Pani, del Instituto de Patología General dirigido por Achille Cittadini, en colaboración con el equipo de Fisiología Humana dirigido por Claudio Grassi. Y fue publicado en Proceedings of the national academy of sciences USA (Pnas). "El objetivo ahora - comenta Pani - es encontrar formas de activar Creb1, por ejemplo a través de nuevos medicamentos, incluso sin tener que someterse a una dieta estricta". La restricción calórica fue para nosotros más que cualquier otra cosa un recurso experimental para descubrir y activar un circuito protector del cerebro que involucra a Creb1 y otros genes responsables de la longevidad, sirtuinas (Sirt) ».

OBESIDAD Y ENVEJECIMIENTO - De hecho, la observación, en los últimos años cada vez más respaldada por numerosos resultados experimentales, ya había relacionado la obesidad con una desaceleración y un envejecimiento prematuro de las funciones cerebrales. Como es el caso de las enfermedades típicas de la tercera edad, desde la demencia senil hasta el Parkinson. Por el contrario, la restricción calórica (en la medida correcta) mantiene el cerebro joven. Lo hace más activo. Pero los "botones" moleculares que gobiernan los efectos positivos de la dieta en el cerebro eran desconocidos hasta ahora. La molécula identificada por el grupo de científicos Cattolica abre más de una ventana.

DIFERENTES FUNCIONES: no es casualidad que Creb1 normalmente regule funciones cerebrales importantes como la memoria, el aprendizaje y el control de la ansiedad. Y su actividad disminuye, o se ve comprometida, precisamente por la edad avanzada. «Las neuronas - explica Grassi - se comunican entre sí a través de uniones especializadas, las sinapsis, cuya función es esencial no solo para la transmisión de información en redes neuronales, sino también para su almacenamiento (formación de recuerdos). Por lo tanto, la función correcta de las sinapsis es crucial para el aprendizaje y la memoria. Tenga en cuenta que las alteraciones de las sinapsis están en la base del deterioro cognitivo que se observa en la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. La restricción calórica, como hemos visto y demostrado, mejora la capacidad de las sinapsis para almacenar información. Esta acción beneficiosa está mediada precisamente por Creb1 ». En ratones donde Creb1 ha sido bloqueado en áreas del cerebro responsables de las funciones cognitivas, los beneficios de la restricción calórica en el cerebro (memoria mejorada, etc.) no ocurren. A pesar de la dieta, el animal tiene los mismos déficits que el animal sobrenutrido. Es la prueba del 9. Mario Pappagallo

Ferdinando Donolato