Entonces las compañías farmacéuticas pagan los contratos de los médicos. Parada en el Statale

Entonces las compañías farmacéuticas pagan los contratos de los médicos. Parada en el Statale

"Se debe evitar el conflicto de intereses para docentes e investigadores". El caso discutido en la Junta Directiva. Sigue habiendo fondos para estudios básicos

Las compañías farmacéuticas pueden pagar a los médicos que recetan los medicamentos, sin nuestro conocimiento. El mecanismo es probado y legal. Ocurre porque las universidades que constantemente tienen escasez de dinero pueden ser financiadas por profesores o contratos como médicos-investigadores por parte de financiadores externos, incluida Big Pharma. Los riesgos son intuitivos. ¿Es el medicamento que se nos da lo mejor para nosotros o está indicado en defensa de otros intereses? ¿Logrará la primaria ser indiferente a la multinacional que financia la ayuda del médico? Esta es la razón por la cual el Estado, silenciado porque el tema es algo incómodo, decide cambiar las reglas del juego y detener el financiamiento que proviene de las compañías farmacéuticas, a menos que estén dirigidas a la investigación básica: «Demasiados riesgos - confirman de la universidad -. Es una medida de precaución ».

El caso Avastin-Lucentis

La complejidad del sistema está bien demostrada por el El caso de Avastin-Lucentis explotó en Lombardía el verano pasado. Las consecuencias llegan hasta nuestros días con la elección del Statale. Tanto Lucentis como Avastin son medicamentos que tratan la maculopatía. Es una forma de degeneración en el centro de la retina que afecta a 20 pacientes en Lombardía. La diferencia es que el Avastin producido por Roche cuesta 80 euros por inyección. Lucentis de Novartis, 900. También hay un tercer medicamento en el mercado, Eylea de Bayer. A partir del 1 de agosto de 2019, la Región de Lombardía reconoce un reembolso único de 55,60 euros por administración única por ojo, independientemente del medicamento utilizado. La consecuencia es que, de hecho, los tratamientos más caros se encuentran fuera del mercado. Excepto en casos excepcionales, el hospital que los usa ya no será reembolsado por el servicio de salud completo, sino solo por 55,60 euros. La medida se activa después de, al final de una epopeya judicial, las sentencias del Consejo de Estado: «Roche y Novartis han activado un acuerdo restrictivo sobre la competencia destinado a obtener una diferenciación artificial de las drogas Avastin y Lucentis, manipulando la percepción de los riesgos de la uso en el campo oftálmico de Avastin ». El efecto de los dos medicamentos se considera equivalente. E incluso la droga de Bayer, ajena al caso, se interpone en el camino.

La ira de los oftalmólogos.

¡Abre el cielo! La decisión del Departamento de Salud desencadena la ira de los oftalmólogos: y en un caso, un médico, una universidad de renombre, se niega a tratar a los pacientes con el medicamento menos costoso y cancela las citas entre las protestas de los enfermos (la referencia es Giovanni Saurenghi, uno de los centros de oftalmología más importantes de Milán, a la primaria Sacco.

Contratos de investigadores

En este ajetreo se escapa que, en los mismos días, se celebra una competencia en el Statale financiado por la compañía farmacéutica Bayer por un puesto como investigador médico en el Policlínico durante tres años. Precisamente para enfermedades del aparato visual. Entre las tareas que deberá realizar el elegido: «Actividad de investigación científica en el campo de la oftalmología sobre enfermedades degenerativas y genéticas de la retina (como la maculopatía, ed.). Y funciones de asistencia clínica, es decir, actividades ambulatorias y quirúrgicas ». Una competencia similar también tuvo lugar unos meses antes para el Sack. Bayer siempre financiero. La compañía farmacéutica produce el Eylea, menos conocido pero que siempre cura la maculopatía. Costo de un vial 552 euros. La resolución de la Región con los reembolsos bloqueados en 55,60 euros en realidad también corta el mercado, tanto que las multinacionales apelan contra la disposición como Novartis (el Tar se expresará en la primavera).

Conflicto de intereses?

Bayer no hace nada ilegal para financiar contratos porque la ley lo permite. Otras compañías farmacéuticas han hecho lo mismo o podrían haberlo hecho, en esto como en otras áreas, de acuerdo con los principales que luchan perpetuamente con el dinero que les falta. Por el momento no hay nada oficial. Pero el tema ha sido discutido en la junta directiva de la universidad y mantiene al banco bien informado: los contratos de este tipo, que garantizan desde la Festa del Perdono, no se repetirán.


fuente: https://milano.corriere.it/notizie/cronaca/19_dicembre_16/cosi-aziende-farmaceutiche-pagano-contratti-medici-stop-statale-d53c9fe6-1f70-11ea-92c8-1d56c6e24126.shtml