En lugar de pruebas con animales. Reflexiones con Valerio Gennaro a partir de epidemiología

En lugar de pruebas con animales. Reflexiones con Valerio Gennaro a partir de epidemiología

En lugar de pruebas con animales. Reflexiones con Valerio Gennaro a partir de epidemiología

En 1979, Valerio Gennaro se graduó en Medicina y Cirugía en la Universidad de Génova y luego se graduó como cirujano y se especializó en Oncología, Higiene y Medicina Preventiva con orientación en Salud Pública.

El escenario es el de los años 80 y hay todo el espacio para investigar sobre enfermedades que involucran a la comunidad, explorar el campo del cáncer, crecer y desarrollar la disciplina epidemiológica.

Gennaro se ha entrenado y perfeccionado en Italia y en el extranjero. Estudió en el Istituto Superiore di Sanità (ISS), en la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, Lyon, F) y en la Escuela de Higiene y Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins (JHU, Baltimore, EE. UU.), Donde también logró la Beca Post Doctoral en Ciencias de Salud Ambiental (1988-90).

Fue epidemiólogo de cáncer en el Instituto Nacional de Investigación del Cáncer en Génova (IST), en el papel de director médico en el Departamento de Epidemiología y Prevención (ahora IRCCS, Instituto de Hospitalización y Tratamiento Científico, Policlínico San Martino en Génova) . Siguió el Registro de Cáncer Sevesl (80), y luego el Registro de Génova y Liguria.

Colabora con instituciones públicas y ciudadanos para la defensa del medio ambiente, la salud y la paz.

Desde 1992 es consultor de la Fiscalía de epidemiología ocupacional y ambiental y de la Sección Laboral del Tribunal de Génova; desde 1994 ha estado a cargo del Centro Operativo Regional (COR) de Liguria del Registro Nacional de Mesotelioma (RENAM, INAIL). Es la persona de contacto para Génova de la Asociación de Médicos para el Medio Ambiente (ISDE). Es miembro del Grupo de trabajo IARC, la Asociación de epidemiólogos y la Asociación italiana de registros de cáncer.

El Dr. Gennaro y yo hablamos con él por teléfono varias veces: surge una conversación que será difícil de resumir en una canción, pero lo intentaré.

El tema que quiero entender mejor es la posición de la medicina preventiva y la epidemiología frente a la vivisección. Los investigadores lo llaman 'experimentación animal', y es un juego de palabras para presentarlo mejor, para darle al asunto un papel aséptico, científicamente irreprochable, para silenciar la realidad de la violencia inútil. Es irritante escuchar la palabra vivisección. Los investigadores abogan por la inevitabilidad de los ensayos en ratones, gatos, perros, macacos y otros mamíferos. afirman usar analgésicos y anestésicos apropiados, pero las investigaciones a menudo no confirman estas afirmaciones.

En el clima de conflicto ahora abierto entre las pruebas profesionales y los anti-visionistas, las asociaciones de médicos, psicólogos, biólogos y otros profesionales que pertenecen a OSA (Beyond Animal Experimentation) y Limav (...) se ven atacados y menospreciados, al sonido de "I el currículum vitae más largo tuyo ”, como si no hubiera absolutamente ninguna posibilidad de ver más allá del modelo conocido. Sin embargo, ya hay ejemplos interesantes de equipos de vanguardia en el mundo y recientemente, en los Estados Unidos, la EPA ha decidido que habrá más y más espacio para alternativas en el futuro cercano.

¿Qué piensa el conocido epidemiólogo italiano Valerio Gennaro al respecto, recién salido de la jubilación? ¿Qué reflexiones podemos dar los profesionales anti-vivisección?
Comencemos desde el principio. Quitemos la discusión.

Quien es Valerio Gennaro? ¿Cómo comenzó su negocio? Le pregunto directamente. Es amable, servicial y, sobre todo, apasionado por el tema que ha amado y estudiado durante cuarenta años.

Su experiencia en el campo epidemiológico: cómo ha cambiado el enfoque de la persona en el campo epidemiológico. ¿Qué les dejas a tus jóvenes colegas hoy?

Querida Valeria, la epidemiología no concierne tanto a "la persona", sino a la población, la comunidad. Es un campo muy hermoso porque tratamos de examinar el grupo homogéneo, como dijimos en los años 60 y 70. A través de esta disciplina, puede comprender cómo le está yendo a una comunidad. Es una disciplina científica porque toma medidas, necesita estándares, criterios, fórmulas, parámetros, evaluaciones y los resultados deben ser verificables y repetibles. Me enamoré de la epidemiología de inmediato, a pesar de no ser un fanático de las matemáticas. Acababa de graduarme cuando fui al hospital preguntándome a mí mismo y al mundo "¿pero dónde se hace la prevención del cáncer?", Porque me fascinaron las propuestas de Veronesi, quienes nos habían convencido de que unos años más tarde, Si hubiéramos trabajado en esa dirección, habríamos derrotado a los tumores. Mira, era a finales de los 70 y todavía estamos en una situación dolorosa.

Me gradué, por lo tanto, y me considero un privilegiado. Estudié estos temas, también hice la tesis sobre la salud de los trabajadores, para comprender si había enfermedades disfuncionales, si algunas enfermedades estaban más presentes en función de contaminantes específicos presentes en la refinería, como los hidrocarburos u otros, y así lo hice. descubrimiento de una enfermedad profesional. Estoy hablando del mesotelioma, una realidad que aparentemente no tuvo nada que ver con eso, no está asociada con la exposición a los hidrocarburos, que en su lugar produce leucemias, linfomas y otros tipos de cáncer como los tumores cerebrales. Encontré este exceso de mesotelioma que no expliqué. Fueron solo cinco casos, pero no lo esperaba. De esta manera descubrimos que existía el 'asbesto' del asbesto e incluso allí pasé un mal cuarto de hora porque la industria petroquímica, cuando publiqué el artículo internacionalmente, me atacó. Un ataque cortés; Me dijeron que era algo extraño, un tipo de tumor que solo había encontrado, lo cual fue una coincidencia, también tratando de atribuir los resultados a exposiciones antiguas, a ocupaciones previas de estos trabajadores. La belleza del mundo científico es que hay conexión. Un científico canadiense, el profesor Finkelstein, que también estaba estudiando el problema del asbesto y las refinerías, me brindó apoyo, por lo que pudimos responder científicamente a quienes negaron estas evidencias (sabiendo bien hacerlo). Por lo tanto, la epidemiología es la disciplina que ayuda a comprender cómo se compara una comunidad con un estándar y cuáles son las posibles causas, y por lo tanto, el epidemiólogo debe ser 'inscrito' en la formulación de hipótesis sobre cómo devolver a las comunidades a la salud. No tanto los que el epidemiólogo ha estudiado, sino los posteriores, para limitar y no repetir el daño.

Con los años, desafortunadamente, esta disciplina se ha debilitado científicamente. Se ha desviado elegantemente hacia meras estadísticas. Descubrimos el daño causado por la contaminación, los campos electromagnéticos, la radiación, la devastación en el ambiente con pesticidas, el daño en el ambiente de trabajo, pero hoy lo que se considera interesante es solo la epidemiología clínica, es decir, la que evalúa la efectividad. y seguridad de drogas. Se ha eliminado la epidemiología etiológica, analítica y descriptiva, que es un campo igualmente importante. El que intenta describir de manera oportuna lo que sucede en una comunidad. Por ejemplo, evaluar la cantidad de nacimientos prematuros o con bajo peso, todos los asuntos relacionados con la salud y que siempre tienen una participación inevitable ... pero hay acciones evitables. Si estudia bien este campo, puede comprender por qué algunas comunidades tienen un exceso de mortalidad, abortos, hospitalizaciones, etc.

Con los años, la epidemiología se ha transformado gradualmente en estadísticas solamente, lo que también es muy útil, porque sin estadísticas no hay epidemiología. El problema es que simplemente damos números sin atesorarlos. Sin interpretarlos, analizarlos desde un punto de vista social, económico y político.

Ahora la situación es mala. La epidemiología etiológica que estudia las causas de las enfermedades prácticamente ha desaparecido. Hay un simulacro. Parcial. Solo hablamos de tumores y nos olvidamos de otras enfermedades, y sobre todo de sus causas evitables, como las ambientales, la contaminación y todo, lo que hace que las personas crean que las causas genéticas prevalecen en importancia. Entonces, si uno tiene un tumor, casi se convierte en la 'culpa' de la herencia. Además del daño, estas personas también sufren insultos.

¿Por qué? Esto debemos preguntarnos a nosotros mismos. Como si de alguna manera, el sistema de salud quisiera tener personas enfermas? Este tipo de visión está conectada con el enfoque viviseccionista ... ¿Alternativas?

En cuanto a los experimentos con animales, ciertamente la contribución que los epidemiólogos pueden hacer está relacionada con el conocimiento de las causas de las enfermedades.

¿Por qué las personas no estudian más tratando de entender por qué algunos se enferman y otros no, tratando de entender por qué algunos tienen ciertas enfermedades y otros no?

publicidad

Las dos herramientas que utiliza el epidemiólogo son precisamente estudios de cohortes, estudios de poblaciones bien definidas, homogéneos para ver qué sucede en esos grupos a lo largo de los años. Y luego están los estudios de casos y controles, muy interesantes porque estudian el diferencial etiológico que existe en el grupo de pacientes en comparación con el grupo de control. Estos estudios ayudan a comprender el origen de la enfermedad, ya sea que se distribuya de manera proporcional o aleatoria. A lo largo de los años hemos visto si una población expuesta a cierto factor ha sufrido daños o no. Se necesita tiempo para este tipo de enfoque. Se necesita rigor. Se necesita paciencia ...

Por supuesto, seguir el camino que indique sería un buen cambio de enfoque.

Sí, se puede hacer más antes de experimentar con animales. También porque estas, otras especies, animales no humanos, son notoriamente diferentes de nosotros. Tener en cuenta la literatura científica existente al hacer metanálisis nos permitiría comprender mejor el presente. Lea e interprete los estudios científicos que ya existen para reducir primero el número de pacientes.

Hoy hablamos sobre el Alzheimer, la esclerosis múltiple, ELA ... para estas y otras enfermedades que necesitamos saber de manera actualizada y completa si ha habido una anticipación de la edad de inicio, si el número de casos nuevos ha aumentado y si estos nuevos los casos también son en personas jóvenes, además de tener un aumento natural en la prevalencia. Pero tenemos evidencia de que hay un aumento en la incidencia a lo largo de los años y esto me parece un punto de partida fundamental.

Si queremos combatir una enfermedad, obviamente tenemos que razonar y tener una descripción objetiva. Verificable. Una descripción que convence a los escépticos y comienza a partir de ahí, para ver por qué, por ejemplo, a lo largo de los años hemos visto un aumento en el número de nuevos pacientes que también pueden ser jóvenes. Y luego todo esto no explica el hecho de la herencia, la familiaridad o la aleatoriedad. Si tenemos un aumento año tras año en la incidencia, no en la prevalencia (incidencia o número de casos nuevos), bueno, hay algo a nivel socioambiental y cualquier otra cosa que favorezca el aumento de los enfermos. Entonces, ¿no es solo un problema de diagnóstico? ¿Hay un exceso de diagnósticos 'falsos'? ¿Hay sobrediagnóstico? ¿O hay una realidad de causas socioambientales?

¿Es cierto que hace diez años el número de casos nuevos era menor en igualdad de edad de lo que podemos registrar hoy? Si esto es cierto, esto demuestra que ha habido algo en estos años que nos ha llevado a donde estamos hoy.

Entonces, ¿para tirar de los hilos sobre el tema de los hombres y los animales?

Si los animales son iguales a nosotros, entonces trivialmente ¿por qué usarlos sin respeto? Si son diferentes, ¿de qué sirve realmente experimentar con ellos? No creas que el mundo científico está libre de corrupción. Parece que la investigación actual es poco creíble. A veces parece una búsqueda de ... financiación. Como si el objetivo no fuera reducir el número de pacientes, hacerlos vivir mejor y reducir los costos en los presupuestos personales y colectivos en cuanto a diagnóstico, tratamiento y rehabilitación.

La investigación de hoy tiene problemas porque favorece la detección de enfermedades en lugar de la detección de causas de enfermedades, así como la prevención confusa. La prevención primaria, sobre todo, es la más importante porque significa mantenerse saludable sin necesidad de nada, evitando solo las causas de las enfermedades. Esta prevención simplemente no se hace. No se hace sistemáticamente. Solo piense en la lucha infructuosa contra el tabaquismo.

En cuanto a la epidemiología, una disciplina que no requiere grandes costos, en comparación con la importancia que asume para hombres y mujeres, para las personas, el financiamiento no ha sido ni es fácil de encontrar. Por otro lado, para la investigación con animales que se utilizará en el laboratorio, se habla de millones de euros y el gran negocio detrás de este tipo de enfoque es evidente. Creo que el dinero podría invertirse mucho mejor para explorar enfermedades de manera descriptiva y analítica, por lo tanto, puntual.

Hoy los estudios epidemiológicos se pueden hacer con gran precisión, rigurosamente. Sin embargo, ¿por qué, por ejemplo, en la esclerosis múltiple no es posible tener datos sobre las diferencias entre niveles, en pacientes nuevos, teniendo en cuenta las poblaciones a lo largo de los años? Con estos datos, ya podríamos estar a medio camino.

Las regiones gastan el ochenta por ciento de los presupuestos en diagnóstico y tratamiento y no en prevención. Parece, maliciosamente, que quieren tener muchos pacientes pero no reducir el número de pacientes con prevención. ¿Por qué existe esta fuerte inversión en la detección de enfermedades y no para diagnosticar las causas de las enfermedades? ¿Es demasiado aterrador o demasiado cómodo informar a las personas sobre cuestiones como la contaminación industrial y los peligros de las sustancias que respiramos y qué comemos? Se anticipa el diagnóstico y no se realiza la prevención, y es seguro que la prevención no necesita experimentación con animales. Además, cuando elegimos el tipo de animal, hay un vicio fundamental. Y no es el único.

La investigación como se hace hoy crea precariedad para los investigadores públicos. Es la investigación que ha reducido a estos investigadores a la pobreza. Los hizo condicionados, chantajeados, asustados. Además, no funcionan en cantidades suficientes para satisfacer las necesidades de la población. En este contexto, la respuesta a la pregunta "¿Por qué tenemos que experimentar con animales cuando podríamos estudiar más las poblaciones humanas?"Está ... suficientemente claro.

Necesitamos invertir en alternativas. Esperamos para el futuro.

Es como cuando alguien comete un error ... o cuando marca su propio gol. Un escenario triste, de verdad. ¡Realmente esperamos que la epidemiología etiológica aumente más que antes!

Muchas gracias.

fuente: https://www.psiconline.it/contemporaneamente-luci-ed-ombre-del-millennio/invece-della-sperimentazione-animale-riflessioni-con-valerio-gennaro-a-partire-dall-epidemiologia.html