Reflexiones morales sobre las vacunas preparadas a partir de células de fetos humanos abortados

Reflexiones morales sobre las vacunas preparadas a partir de células de fetos humanos abortados

Pontificia Academia Pro Vita

Junio ​​5 2005

La cuestión que se examina se refiere a la legalidad de la producción, distribución y uso de algunas vacunas cuya producción está relacionada con actos de aborto provocado. Se trata de vacunas de virus vivos que se han preparado a partir de líneas celulares humanas de origen fetal, utilizando tejido fetal humano abortado como fuente de dichas células. La más conocida e importante de ellas, debido a su uso extendido y casi universal, es la vacuna contra la rubéola (rubéola).

Rubéola (rubéola) y su vacuna

La rubéola (Rubeola o "sarampión alemán") 1 es una enfermedad viral causada por un Togavirus del género Rubivirus y se caracteriza por una erupción maculopapular. Es una infección infantil frecuente sin expresión clínica en uno de cada dos casos, autolimitada y habitualmente benigna. Sin embargo, el virus de la rubéola es uno de los agentes infecciosos más patógenos para el embrión y el feto. Cuando la infección se adquiere durante el embarazo, especialmente en el primer trimestre, el riesgo de infección fetal es muy alto (alrededor del 95%). El virus se replica en la placenta e infecta al feto, provocando la constelación de anomalías conocidas como síndrome de rubéola congénita. Por ejemplo, la severa epidemia de rubéola que afectó a una gran parte de los Estados Unidos en 1964 resultó en 20.000 casos de roséola congénita2 resultando en 11.250 abortos espontáneos (espontáneos o quirúrgicos), 2100 muertes de recién nacidos, 11.600 casos de sordera, 3.580 casos de ceguera. , 1.800 casos de retraso mental. Es esta epidemia la que ha impulsado el desarrollo y comercialización de una vacuna eficaz contra la rubéola, que permite una profilaxis eficaz de esta infección.

La gravedad de la rubéola congénita y las desventajas que genera justifican la vacunación generalizada contra esta enfermedad. Es muy difícil, quizás incluso imposible, evitar la contaminación de una mujer embarazada, incluso si la enfermedad de una persona infectada se diagnostica desde el primer día de la erupción. Por tanto, se intenta interrumpir la transmisión suprimiendo el nido de infección del virus que ofrecen los niños no vacunados, gracias a la inmunización temprana de todos los niños (vacunación universal). Esta vacunación universal ha tenido como resultado una fuerte disminución de la incidencia de rubéola congénita, con una incidencia general reducida a menos de 5 casos por cada 100.0000 nacidos vivos. Sin embargo, este progreso sigue siendo frágil. En los Estados Unidos, por ejemplo, después de una disminución espectacular de la incidencia de rubéola congénita hasta unos pocos casos anuales, es decir, menos de 0.1 por 100.000 nacidos vivos, apareció una nueva ola epidémica en 1991, con una incidencia que se elevó a 0,8. 100.0000 / 1997. Estas olas de resurgimiento de la rubéola también se vieron en 2000 y XNUMX. Estos episodios periódicos de resurgimiento atestiguan la circulación persistente del virus en adultos jóvenes, consecuencia de una cobertura de vacunación insuficiente. Esto deja persistiendo una proporción nada despreciable de sujetos susceptibles, fuente de epidemias periódicas que ponen en riesgo a las mujeres en edad fértil y que no están inmunizadas. Por tanto, la reducción a la eliminación de la rubéola congénita se considera una prioridad de salud pública.

Vacunas que se producen actualmente con cepas de células humanas de fetos abortados

Hasta la fecha, existen dos líneas de células diploides humanas, creadas originalmente (1964 y 1970) a partir de tejidos fetales abortados, que se utilizan para la preparación de vacunas de virus vivos atenuados: la primera línea es WI-38 (Winstar Institute 38) , con fibroblastos diploides de pulmón humano, derivados de un feto femenino abortado porque la familia creía que ya tenían demasiados hijos (G.Sven et al., 1969), preparado y desarrollado por Leonard Hayflick en 1964 (L.Hayflick, 1965; G .Sven et al., 1969)1, Número ATCC CCL-75. Se utilizó WI-38 para la preparación de la histórica vacuna contra la rubéola RA 27/3 (SAPlotkin et al., 1965)2. La segunda línea celular humana es MRC-5 (Medical Research Council 5) (pulmón humano, embrionario) (ATCC número CCL-171), con fibroblastos de pulmón humano de un feto masculino de 14 semanas abortado por "razones psiquiátricas" por una mujer de 5 años en el Reino Unido. El MRC-1966 fue preparado y desarrollado por JPJacobs en 1970 (JPJacobs et al., XNUMX)3. Se han desarrollado otras líneas celulares humanas para necesidades farmacéuticas, pero no están involucradas en las vacunas disponibles actualmente.4

Hoy en día, las vacunas que están acusadas de utilizar líneas celulares humanas, WI-38 y MRC-5, obtenidas de fetos abortados son las siguientes:5

A) Vacunas activas contra la rubéola6:

  • las vacunas monovalentes contra la rubéola Meruvax® II (Merck) (EE. UU.), Rudivax® (Sanofi Pasteur, Fr.) y Ervevax® (RA 27/3) (GlaxoSmithKline, Bélgica);
  • las vacunas MR combinadas contra la rubéola y el sarampión, comercializadas con el nombre MR-VAX®II (Merck, EE. UU.) y Rudi-Rouvax® (AVP, Francia),
  • la vacuna combinada contra la rubéola y las paperas comercializada con el nombre de Biavax®II (Merck, EE. UU.),
  • la vacuna MMR combinada (sarampión, paperas, rubéola) contra el sarampión, las paperas y la rubéola, comercializada con el nombre de MMR® II (Merck, EE. UU.), ROR®, Trimovax® (Sanofi Pasteur, Fr.) y Priorix® (GlaxoSmithkline , REINO UNIDO).

B) Otras vacunas, también preparadas utilizando líneas celulares humanas de fetos abortados:

  • dos vacunas contra la hepatitis A, una fabricada por Merck (VAQTA) y la otra por Glaxo SmithKline (HAVRIX), ambas preparadas con MRC-5;
  • una vacuna contra la varicela, Varivax®, fabricada por Merck utilizando WI-38 y MRC-5.
  • una vacuna contra la poliomielitis, la vacuna contra el virus de la poliomielitis inactivada Poliovax® (Aventis-Pasteur, Fr.) utilizando MRC-5.
  • una vacuna contra la rabia, Imovax®, de Aventis-Pasteur, extraída de células diploides humanas infectadas, la cepa MRC-5;
  • una vacuna contra la viruela, ACAM 1000, preparada por Acambis utilizando MRC-5, todavía en investigación.

Posición del problema ético relacionado con estas vacunas

Desde el punto de vista de la prevención de enfermedades virales como la rubéola, paperas, sarampión, varicela, hepatitis A, está claro que el desarrollo de vacunas eficaces contra estas enfermedades y su uso en la lucha contra estas infecciones hasta su erradicación, mediante la inmunización obligatoria de todas las poblaciones afectadas, representa sin duda un "hito" en la lucha centenaria del hombre contra las enfermedades infecciosas y contagiosas.

Sin embargo, estas mismas vacunas, como se preparan a partir de virus recolectados en los tejidos de fetos infectados y abortados voluntariamente, y posteriormente atenuados y cultivados utilizando cepas de células humanas de manera similar de abortos voluntarios, no dejan de plantear importantes problemas éticos. La necesidad de articular una reflexión moral sobre la cuestión en consideración surge principalmente de la conexión que existe entre la preparación de las mencionadas vacunas y los abortos provocados de los cuales se obtuvieron los materiales biológicos necesarios para dicha preparación.

Si una persona rechaza cualquier forma de aborto voluntario de fetos humanos, ¿no se contradiría esa persona al admitir el uso de estas vacunas de virus vivos atenuados en la persona de sus hijos? ¿No sería una cuestión de cooperación verdadera (e ilícita) con el mal, incluso si este mal tuvo lugar hace cuarenta años?

Antes de considerar el caso concreto, es necesario recordar brevemente los principales supuestos de la doctrina moral clásica sobre el problema de la cooperación en el mal7, problema que surge siempre que un agente moral percibe la existencia de un vínculo entre sus propios actos y un mal hecho. de otros.

El principio de cooperación legal en el mal.

La primera distinción fundamental es la que existe entre cooperación formal y material. Se configura una c. formal cuando el agente moral coopera con la acción inmoral de otro, compartiendo su mala intención. Por otro lado, cuando el agente moral coopera con la acción inmoral de otro, sin compartir su mala intención, se configura una c. material.

La C. El material se divide además en inmediato (directo) y mediado (indirecto), dependiendo de si es para cooperar con la ejecución del mal acto como tal, o si está actuando al darse cuenta de las condiciones - o proporcionando herramientas o productos - que posible la realización del mal acto. En relación, entonces, con la "distancia" (tanto temporal como en términos de conexión material) entre el acto de cooperación y el acto de maldad de otros, a c. siguiente y una c. remoto. La C. el material inmediato es siempre próximo, mientras que c. el material mediado puede ser próximo o remoto.

La C. formal es siempre moralmente ilícito, ya que es una forma de participación directa e intencional en la mala acción del otro8.. La C. El material a veces puede ser lícito (en base a las condiciones del "doble efecto" o "voluntario indirecto"), pero cuando se configura como c. material inmediato a graves ataques contra la vida humana, siempre debe considerarse ilícito, dada la preciosidad del valor en juego9.
Otra distinción de la moral clásica es la que existe entre la cooperación activa (o positiva) con el mal y la cooperación pasiva (o negativa) con el mal, refiriéndose la primera a la ejecución de un acto de cooperación con una acción maligna realizada por otro, mientras que el segundo a la omisión de un acto de denuncia o impedimento de una mala acción realizada por otro, en la medida en que existía el deber moral de hacer lo omitido10.. También el c. pasivo puede ser formal o material, inmediato o mediado, próximo o remoto. Obviamente, cualquier c. pasivo formal, pero también c. El material pasivo en general debe evitarse, incluso si se admite (por muchos autores) que no existe una obligación estricta de evitarlo cuando existe un inconveniente grave.

Aplicación al uso de vacunas preparadas con células de embriones o fetos abortados voluntariamente

En el caso específico en cuestión, tres categorías de personas están involucradas en la cooperación en el mal, lo que obviamente está representado por el acto de aborto voluntario realizado por otros: a) los que preparan vacunas utilizando cepas de células humanas de abortos voluntarios; b) quién participa en la comercialización de estas vacunas; c) Quienes necesitan utilizarlos por motivos de salud.

En primer lugar, toda forma de c debe considerarse moralmente ilícita. formal (compartir la mala intención) al acto de quienes realizaron el aborto voluntario que permitió la recuperación de tejidos fetales, necesarios para la preparación de vacunas. Por lo tanto, cualquier persona, independientemente de la categoría a la que pertenezca, que coopere de alguna manera, compartiendo la intención, en la realización de un aborto voluntario, destinado a la producción de las vacunas en cuestión, participaría de hecho en la misma malicia moral que quienes practicaron este aborto. Tal participación también se produciría si, compartiendo siempre la intención abortiva, uno se limitara a no denunciar ni oponerse, teniendo el deber moral de hacerlo, tal acción ilícita (cooperación formal pasiva).
Si no existe este compartir formal de la mala intención del abortista, cualquier cooperación sería material, con las siguientes especificaciones.
En cuanto a la preparación, distribución y comercialización de vacunas realizadas gracias al uso de material biológico cuyo origen está ligado a células de fetos abortados voluntariamente, en principio hay que decir que este proceso es moralmente ilícito, ya que podría contribuir de hecho, para fomentar la realización de otros abortos voluntarios, destinados a la producción de tales vacunas. Sin embargo, debe reconocerse que dentro de la cadena de producción-distribución-comercialización, los distintos agentes cooperantes pueden tener diferentes responsabilidades morales.

Pero hay otro aspecto a considerar y es el de la cooperación material pasiva que lograrían los productores de estas vacunas, si no denunciaran y rechazaran públicamente el mal hecho de origen (aborto voluntario), y juntos no se comprometieron a investigar y promover formas alternativas, libres de malicia moral, para la producción de las mismas vacunas. Tal cooperación material pasiva, en caso de que ocurra, es igualmente ilícita.
En cuanto a quienes necesiten utilizar estas vacunas por motivos de salud, cabe señalar que, excluyendo cualquier c. formales, generalmente médicos o padres de sus hijos que recurren al uso de estas vacunas, aun conociendo su origen (aborto voluntario), realizan una forma de cooperación material mediada muy remota, y por tanto muy débil, en comparación con la producción de 'aborto, y cooperación material mediada, con respecto a la comercialización de células derivadas de abortos, e inmediata, con respecto a la comercialización de vacunas producidas con estas células. La cooperación es más fuerte por parte de las autoridades y sistemas sanitarios nacionales que aceptan el uso de vacunas.
Pero en esta situación, el aspecto de c. pasivo. Corresponde a los fieles y ciudadanos de buena conciencia (padres de familia, médicos, etc.) oponerse, incluso con objeción de conciencia, a los ataques cada vez más generalizados contra la vida y la "cultura de la muerte" que los sustenta. Y desde este punto de vista, el uso de vacunas cuya producción está ligada al aborto provocado constituye al menos una cooperación material pasiva mediada a distancia en el aborto, y una cooperación material pasiva inmediata en su comercialización. Además, a nivel cultural, el uso de tales vacunas contribuye a crear un consenso social generalizado sobre el trabajo de las industrias farmacéuticas que las producen de manera inmoral.
Por tanto, los médicos y los padres tienen el deber de recurrir a vacunas alternativas. 11(si las hubiera), presionando a las autoridades políticas y a los sistemas de salud para asegurar que se disponga de otras vacunas sin problemas morales. Deben invocar la objeción de conciencia si es necesario.12 en comparación con el uso de vacunas producidas por cepas celulares de origen fetal abortivo humano. Igualmente deben oponerse por todos los medios (por escrito, a través de las diversas asociaciones, los medios de comunicación, etc.) a las vacunas que aún no tienen alternativas sin problemas morales, presionando para que se preparen vacunas alternativas no conectadas a un aborto de feto humano y pidiendo estricto control legal de las industrias farmacéuticas.
En cuanto a las enfermedades contra las cuales todavía no existen vacunas alternativas, disponibles y éticamente aceptables, es correcto abstenerse de usar estas vacunas solo si esto se puede hacer sin causar riesgos importantes para la salud de los niños e, indirectamente, de la población. en general. Pero si estos están expuestos a riesgos importantes para la salud, incluso las vacunas con problemas morales pueden utilizarse de forma provisional. La razón moral es que el deber de evitar la cooperación material pasiva no obliga si hay serios inconvenientes. Además, encontramos, en este caso, una razón proporcionada para aceptar el uso de estas vacunas ante el peligro de favorecer la propagación del agente patológico, debido a la ausencia de vacunación de los niños. Esto es especialmente cierto en el caso de la vacunación contra la rubéola.13.
En cualquier caso, queda el deber moral de seguir luchando y utilizar todos los medios legales para hacer la vida difícil a las empresas farmacéuticas que actúan sin escrúpulos éticos. Pero el peso de esta importante batalla ciertamente no puede ni debe recaer sobre niños inocentes y sobre la situación de salud de la población, especialmente en lo que respecta a las mujeres embarazadas.

En resumen, hay que reafirmar que:

  • existe el grave deber de utilizar vacunas alternativas e invocar la objeción de conciencia a quienes tienen problemas morales;
  • Con respecto a las vacunas sin alternativas, es necesario reiterar tanto el deber de luchar para que los demás estén preparados, como la legalidad de utilizar las primeras mientras tanto en la medida en que sea necesario para evitar un peligro grave no solo para los propios hijos sino también y, quizás, sobre todo por las condiciones de salud de la población en general, especialmente las mujeres embarazadas;
  • La licitud del uso de estas vacunas no debe interpretarse como una declaración de la licitud de su producción, comercialización y uso, sino como una cooperación material pasiva y, en un sentido más débil y remoto, también activa, moralmente justificada como último recurso por razón de deber de velar por el bienestar de sus hijos y de las personas que entran en contacto con sus hijos (mujeres embarazadas);
  • esta cooperación se da en un contexto de constricción moral de la conciencia de los padres, quienes se ven sometidos a la alternativa de actuar en contra de su conciencia o poner en peligro la salud de sus hijos y de la población en general. Esta es una alternativa injusta que debe eliminarse lo antes posible.

  1. JE Banatvala, DWGBrown, Rubella, The Lancet, 3 de abril de 2004, vol. 363, n ° 9415, págs. 1127-1137.
  2. Rubéola, informe semanal de morbilidad y mortalidad, 1964, vol. 13,
    p.93. SAPlotkin, Asistencia virológica para el tratamiento del sarampión alemán en el embarazo, JAMA, 26 de octubre de 1964, vol. 190, págs. 265-268.
  3. L. Hayflick, The Limited In Vitro Lifetime of Human Diploid Cell Strains, Experimental Cell Research 1965, 37 (3): 614-636. G. Sven, S. Plotkin, K. McCarthy, Profilaxis de gamma globulina; Virus de la rubéola inactivado; Producción y control biológico de vacunas con virus de rubéola vivos atenuados, American Journal of Diseases of Children 1969, 118 (2): 372-381.
  4. SAPlotkin, D. Cornfeld, Th. H. Ingalls, Estudios de inmunización con el virus de la rubéola vivo, Ensayos en niños con una cepa cultivada de un feto abortado, American Journal of Diseases in Children 1965, 110 (4): 381-389.
  5. JPJacobs, CMJones, JPBaille, Características de una célula diploide humana designada MRC-5, Nature 1970, 277: 168-170.
  6. Otras dos líneas celulares, que son permanentes, la línea celular HEK 293 del feto abortado, obtenida de células renales embrionarias humanas primarias transformadas con adenovirus tipo 5 seccionado (el material renal fetal se obtuvo de un feto abortado, probablemente en 1972) y PER.C6, una línea celular fetal creada a partir de tejido retiniano de un bebé abortado de 18 semanas de edad gestacional, fue desarrollada para la producción farmacéutica de vectores adenovirales (para terapia génica). No han participado en la producción de ninguna de las vacunas de virus vivos atenuados actualmente en uso debido a su capacidad para desarrollar células tumorales en el receptor. Sin embargo, algunas vacunas, aún en etapa de desarrollo, contra el virus del Ébola (Crucell, NV y el Centro de Investigación de Vacunas de los Institutos Nacionales de Salud de Alergias y Enfermedades Infecciosas, NIAID), VIH (Merck), influenza (MedImmune, Sanofi pasteur), encefalitis Se preparan japoneses (Crucell NV y Rhein Biotech NV) utilizando la línea celular PER.C6® (Crucell NV, Leiden, Países Bajos.
  7. Frente a estas diferentes enfermedades infecciosas, existen algunas vacunas alternativas, que se preparan utilizando células o tejidos animales y, por tanto, éticamente aceptables. Su disponibilidad depende del país en cuestión. Respecto al caso particular de Estados Unidos, actualmente no existen en este país otras opciones de vacunación contra la rubéola, varicela y hepatitis A que no sean las vacunas propuestas por Merck, preparadas con las líneas celulares humanas WI- 38 y MRC-5. Existe una vacuna contra la viruela preparada con la línea celular Vero (del riñón de un mono verde africano), ACAM2000 (Acambis-Baxter) (vacuna contra la viruela de segunda generación, conservada, no aprobada en EE. UU.), Que por tanto ofrece una alternativa a Acambis 1000. Existen vacunas alternativas contra las paperas (Mumpsvax, Merck), el sarampión (Attenuvax, Merck), la rabia (RabAvert, Chiron therapeutics), preparadas a partir de embriones de pollo (sin embargo, se han producido alergias graves con el uso de estas vacunas), poliomielitis (IPOL, Aventis-Pasteur, preparada con células de riñón de mono) y viruela (vacuna de tercera generación contra la viruela MVA, Vaccinia Ankara modificada, Acambis-Baxter)
    En Europa y Japón, hay otras vacunas disponibles contra la rubéola y la hepatitis A, producidas utilizando líneas celulares no humanas. El Instituto Kitasato produce cuatro vacunas contra la rubéola, llamadas Takahashi, TO-336 y Matuba, preparadas con células de riñón de conejo y una (Matuura) preparada con células de embriones de codorniz. El instituto de investigación quimioseroterapéutica Kaketsuken fabrica otra vacuna contra la hepatitis A, llamada Aimmugen, hecha de células de riñón de mono. El único problema que queda es con la vacuna contra la varicela Varivax®, para la que no hay alternativa.
  8. La vacuna contra la rubéola que utiliza la cepa Wistar RA27 / 3 del virus de la rubéola vivo atenuado, adaptada y diseminada en fibroblastos diploides humanos WI-38 está en el centro de las controversias actuales sobre la moralidad del uso de vacunas preparadas con la ayuda de células humanas de fetos abortados.
  9. DM Prümmer O.Pr., De cooperatione ad malum, en Manual Theologiae Moralis secundum Principia S. Thomae Aquinatis, Tomus I, Friburgi Brisgoviae, Herder & Co., 1923, Pars I, Trat.IX, Caput III, n. 2, págs. 429-234. .KHPeschke, Cooperación en los pecados de los demás, en la ética cristiana. Teología moral a la luz del Vaticano II, vol. I, Teología moral general, C. Goodliffe Neale Ltd., Arden Forest Indusatrial Estate, Alcester, Warwickshire, B49 6Er, edición revisada, 1986, págs. 320-324. A. Fisher, Cooperación en el mal, Catholic Medical Quarterly, 1994, págs. 15-22. D. Tettamanzi, Cooperación, en Diccionario de Bioética, S.Leone, S.Privitera ed., Instituto Siciliano de Bioética, EDB-ISB, 1994, pp.194-198. .L. Melina, Cooperación con acciones moralmente malas contra la vida humana, en Comentario interdisciplinario al "Evangelium Vitae", E.Sgreccia, Ramòn Luca Lucas ed., Libreria Editrice Vaticana, 1997, pp. 467-490. E.Sgreccia , Manual of Bioethics, vol. I, Reimpresión de la tercera edición, Vita e Pensiero, Milán, 1999, pp. 362-363.
  10. Cf. Juan Pablo II, Encíclica Evangelium Vitae, 74.
  11. ibídem
  12. Catecismo de la Iglesia Católica 1868.
  13. Tales vacunas alternativas son vacunas preparadas a partir de cepas de células no humanas, como la línea celular Vero (de monos) (D. Vinnedge), células de riñón de conejo o de mono o células de embrión de pollo. Sin embargo, cabe señalar que se han producido alergias graves con algunas de las vacunas así preparadas. El uso de la tecnología de ADN recombinante podría conducir en un futuro próximo al desarrollo de nuevas vacunas que ya no requieran el uso de cultivos de células diploides humanas para la atenuación y el cultivo del virus, porque tales vacunas no se prepararán. partiendo del virus atenuado, pero partiendo del genoma del virus y de los antígenos así desarrollados (G.CWoodrow, WMMcDonnell y FKAskari). Ya se han realizado algunos estudios experimentales utilizando vacunas de ADN desarrolladas a partir del genoma del virus de la rubéola. Además, los investigadores asiáticos están intentando utilizar el virus de la varicela como vector para insertar genes que codifican antígenos virales de la rubéola. Estos estudios son aún preliminares y el desarrollo de preparaciones de vacunas utilizables en la práctica clínica requiere mucho tiempo y altos costos. .D.Vinnedge, The Smallpox Vaccine, The National Catholic Bioethics Quarterly, primavera de 2000, vol. 2, n ° 1, p.12..GCWoodrow, An Overview of Biotechnology As Applied to Vaccine Development, en "New Generation Vaccines", GCWoorow, MMLevine eds., Marcel Dekker Inc., Nueva York y Basilea, 1990, véanse las págs. 32-37. WMMcDonnell, FkAskari, Immunization, JAMA, 10 de diciembre de 1997, vol. 278, n ° 22, págs. 2000-2007, véanse págs. 2005-2006.
  14. En consecuencia, tal deber puede conducir a la "objeción de conciencia" cuando el acto reconocido como ilegal es un acto permitido o incluso alentado por las leyes del país y nocivo para la vida humana. La Encíclica Evangelium Vitae subrayó esta "obligación de oponerse" a la ley que permite el aborto o la eutanasia "por objeción de conciencia" (n. 73).
  15. Esto es especialmente cierto en el caso de la vacunación contra la rubéola, debido al peligro de la rubéola congénita. Tal condición, que causa graves malformaciones congénitas en el feto, podría ocurrir cuando una mujer embarazada entra en contacto, incluso por poco tiempo, con niños no inmunizados y portadores del virus. En este caso los padres que no han aceptado la vacunación de sus hijos son los responsables de las malformaciones en cuestión y del posterior aborto de los fetos, cuando se descubren malformados.