Stents vencidos en el corazón de los pacientes, solicitaron tres años para la primaria de hemodinámica

Stents vencidos en el corazón de los pacientes, solicitaron tres años para la primaria de hemodinámica

Sin embargo, el fiscal Agata Consoli solicitó la absolución de dos cardiólogos del mismo departamento, Salvatore Adriano Azzarelli y Michele Giacoppo.

En el proceso, el principal debe responder al abuso de oficina y la administración de drogas fallidas. Una disputa, esta última, también se trasladó a los otros dos médicos investigados también por un delito culpable contra la salud pública. En el proceso, el hospital de Cannizzaro está presente como parte civil, representada por el abogado Tommaso Tamburino, quien se asoció a la solicitud del fiscal y como funcionario civil, asistido por el abogado penal Franco Passanisi, para el cargo del jefe del departamento, convocado dos pacientes, que son partes lesionadas. Próxima cita en la corte el 17 de diciembre, donde los abogados defensores serán los protagonistas con su arenga.

Dos proveedores de stents, Alessandro Pilo y Salvatore Costanzo, fueron liberados definitivamente de la investigación, acusados ​​de fraude en suministros públicos, que fueron absueltos, con el consentimiento del Fiscal, por el juez de instrucción durante el juicio con el rito abreviado.
Esta mala historia ocurrió entre 2010 y 2012 y fue el entonces comisionado regional de Cannizzaro Paolo Cantaro quien la sacó a la luz. Era 2013. Y Cantaro, pocos días después de asumir el cargo, había grabado algunos anomalías en gestión solo stents en el departamento de hemodinámica de cardiología del hospital. A partir de ese momento comenzó la actividad de investigación de la fiscalía de Catania, que trajo la solicitud de acusación para tres médicos: el principal Alfredo Ruggero Galassi y los dos cardiólogos del mismo departamento, Salvatore Adriano Azzarelli y Michele Giacoppo.

Incluso los Codacons intervinieron en este mal caso de negligencia médica, presentando una queja detallada a la fiscalía de Catania después del informe presentado a la asociación de consumidores por los hijos de una mujer que murió en 2010, pocos días después de la instalación de un stent. En la denuncia, Codacons planteó la hipótesis de los delitos de falsedad material e ideológica, homicidio involuntario y omisión de actos oficiales. Las dudas movidas por Codacons se habían centrado en el historial médico que, según la asociación, no informó ninguna referencia al stent insertado durante la angioplastia coronaria.