El negocio secreto de la venta de virus que involucra a compañías y traficantes

El negocio secreto de la venta de virus que involucra a compañías y traficantes
(Tiempo de lectura: 8-15 minutos)

Acciones aviarias enviadas a Italia por correo. Acuerdos entre científicos y empresas. La investigación secreta realizada por el Nas y la fiscalía en Roma sugiere un verdadero tráfico ilegal. Y en el registro de sospechosos hay un nombre excelente: el de Ilaria Capua, un reconocido virólogo y diputado. Que rechaza las acusaciones

En el interior, en un paquete térmico, algunos cubitos de hielo muy especiales: contienen uno de los virus aviares, la epidemia que hace diez años desencadenó el pánico en todo el planeta. Cuando el cartero lo entrega, el destinatario está ausente: es el gerente italiano de una gran empresa veterinaria. Su esposa lo llama por teléfono: "¿Qué debo hacer al respecto?" "Póngalo en el congelador de inmediato". Parece el guión de una película apocalíptica, con la enfermedad transmitida de continente a continente sin pasar por todos los controles. En cambio, es uno de los episodios impactantes descritos en una investigación de alto secreto realizada por la fiscalía de Roma sobre el tráfico internacional de virus, intercambiada por investigadores sin escrúpulos y gerentes de industrias farmacéuticas: todos listos para acumular dinero y fama gracias al miedo a las epidemias. Esta encuesta revela los antecedentes de la emergencia de salud causada por la gripe aviar en Italia. Y resulta que las cepas de las enfermedades más contagiosas para los animales y, en algunos casos, incluso para los hombres, viajan de un país a otro, sin precauciones y sin autorizaciones. Hay traficantes dispuestos a pagar decenas y decenas de miles de euros solo para conseguir patógenos: tenerlos primero le permite desarrollar vacunas al vencer a la competencia.

En el interior, en un paquete térmico, algunos cubitos de hielo muy especiales: contienen uno de los virus aviares, la epidemia que hace diez años desencadenó el pánico en todo el planeta. Cuando el cartero lo entrega, el destinatario está ausente: es el gerente italiano de una gran empresa veterinaria. Su esposa lo llama por teléfono: "¿Qué debo hacer al respecto?" "Póngalo en el congelador de inmediato". Parece el guión de una película apocalíptica, con la enfermedad transmitida de continente a continente sin pasar por todos los controles. En cambio, es uno de los episodios impactantes descritos en una investigación de alto secreto realizada por la fiscalía de Roma sobre el tráfico internacional de virus, intercambiada por investigadores sin escrúpulos y gerentes de industrias farmacéuticas: todos listos para acumular dinero y fama gracias al miedo a las epidemias. Esta encuesta revela los antecedentes de la emergencia de salud causada por la gripe aviar en Italia. Y resulta que las cepas de las enfermedades más contagiosas para los animales y, en algunos casos, incluso para los hombres, viajan de un país a otro, sin precauciones y sin autorizaciones. Hay traficantes dispuestos a pagar decenas y decenas de miles de euros solo para conseguir patógenos: tenerlos primero le permite desarrollar vacunas al vencer a la competencia.

ENCUESTAS REALIZADAS EN EE.UU. El tráfico de virus fue descubierto por Seguridad Nacional, el ministerio creado después de las Torres Gemelas para cortar nuevos ataques en los Estados Unidos. Una actividad de alto riesgo terminó en su punto de mira: la importación de virus de Arabia Saudita a los Estados para procesar drogas, que luego se reexportaron al país árabe. El presidente y tres vicepresidentes de la compañía farmacéutica acusados ​​de la operación fueron condenados a fuertes sanciones. Fundamental para la investigación es el testimonio de Paolo Candoli, gerente italiano de Merial, la rama veterinaria del coloso Sanofi: el hombre negoció la inmunidad a cambio de las revelaciones sobre el contrabando bacteriológico. A los detectives les describió cómo en abril de 1999 se envió ilegalmente un stock aviar a Italia a través de un servicio de mensajería DHL. Esto fue obtenido por el veterinario estadounidense de una granja de pollos saudita, condenado a 9 meses de prisión y 3 años de libertad condicional por "conspiración para el contrabando de virus". Después de que se cerraron los juicios, en 2005 Seguridad Nacional remitió los minutos de Candoli a los carabinieri de Nas. Los investigadores de las primeras investigaciones se dan cuenta de que se enfrentan a un escenario de pesadilla. De hecho, señalan los carabinieri, la llegada del virus a la casa de Candoli coincide con el inicio en el norte de Italia, a partir de 1999, de la mayor epidemia del virus de la gripe aviar H7N3 que se desarrolló en granjas en Italia y en Europa. Ya en ese momento, las investigaciones realizadas por el Nas de Bolonia habían puesto de manifiesto la existencia de una organización criminal dedicada al tráfico de virus y la producción clandestina de vacunas de tipo H7: antídotos que en ese momento se administraban clandestinamente a los pollos de los establecimientos italianos.

EXCELENTES RELACIONES. La investigación del arma se expande en unas pocas semanas, siguiendo las intercepciones ordenadas por los magistrados de Roma. Candoli en la capital sabe cómo moverse: patrocina conferencias médicas organizadas por profesores universitarios, ofrece viajes y distribuye consultas bien pagadas y esto le permite tener "carriles preferenciales" al Ministerio de Salud para obtener autorizaciones, logra cambiar la opinión de la comisión asesora del medicamento. veterinario para comercializar productos Merial. Entre sus contactos más cercanos se encuentra Ilaria Capua, un virólogo de renombre internacional, actualmente miembro de Civic Choice y vicepresidente de la Comisión de Cultura de la Cámara. Es conocido por sus estudios sobre el virus de la gripe aviar humana H5N1: la revista "Scientific American" lo incluyó entre los 50 científicos más importantes del mundo, "The Economist" hace dos años lo incluyó entre los más influyente en el planeta. Hasta la elección a la Cámara, era jefe del Departamento de Ciencias Biomédicas Comparadas del Instituto Experimental de Zooprofilaxis (Izs) delle Venezie con sede en Padua. Y con sus otros colegas de la estructura veneciana también terminó en el registro de sospechosos.

El resultado de las investigaciones de Nas llevó al fiscal de Roma, Giancarlo Capaldo, a plantear hipótesis de crímenes muy graves. Capua y algunos funcionarios de IZS han ingresado en el registro de sospechosos por asociación criminal dirigida a la corrupción, abuso de oficina y también por tráfico ilícito de virus. El mismo desafío para tres gerentes de Merial.

Según las conclusiones de los carabinieri, la acción de Ilaria Capua con la complicidad de otros funcionarios del instituto de Padua habría ayudado a crear un cartel entre dos compañías, Merial y Fort Dodge Animal, excluyendo a los otros competidores, en la venta de vacunas. veterinarios de influenza aviar. El esposo de Capua, Richard John William Currie, trabajó en Aprilia's Fort Dodge Animal, activo en la producción veterinaria. Currie también es investigado junto con otras 38 personas. En la lista hay tres científicos en la parte superior del IZS en Padua (Igino Andrighetto, Stefano Marangon y Giovanni Cattoli); funcionarios y gerentes generales del misterio de la salud (Gaetana Ferri, Romano Marabelli, Virgilio Donini y Ugo Vincenzo Santucci); algunos miembros de la comisión asesora del medicamento veterinario (Gandolfo Barbarino, de la región de Piamonte, Alfredo Caprioli del Instituto Superior de Salud, Francesco Maria Cancellotti, gerente general del instituto zooprofiláctico de Lazio y Toscana, Giorgio Poli de la facultad de veterinaria de la Universidad de Milán, Santino Prosperi de la Universidad de Bolonia); También participó Rita Pasquarelli, gerente general de la National Poultry Union. Los hechos datan de hace siete años, pero muchos de los sospechosos aún trabajan en el mismo instituto.

Contrabandistas. El capítulo más inquietante es el del tráfico de virus, hecho para ingresar a Italia de las formas más diversas e ilegales. Las escuchas telefónicas de la Nas de Bolonia y Roma se definen como alarmantes: según los investigadores ha habido un grave riesgo de propagación de epidemias. Además de las parcelas entregadas a la casa con el virus congelado en cubitos de hielo, había otros sistemas de contrabando. Candoli habla sobre esto con algunos colegas del Merial de Noventa Padovana. Entre los métodos para importar patógenos a Italia, también estaba el de ocultar los tubos de ensayo entre las prendas de vestir colocadas en la maleta: de esta manera, explican, "se parecen a los kits del pequeño químico" y no despiertan sospechas en caso de controles. . El gerente también revela que los virus no se introdujeron ilegalmente solo en Italia, sino también en Francia para la producción de vacunas en los laboratorios Merial en Lyon. "En Francia, sin embargo, nunca ha habido problemas para importar las cepas", dice Candoli, y agrega que los virus exóticos también han llegado allí. Otro gerente de la compañía explica por teléfono: «Escucha a Paolo, hacemos cosas, mucho más turco en el sentido de dificultades logísticas, sabes que hacemos Bio Pox con Brasil, así que imagina si nos detenemos frente a un problema que es prácticamente un tercio de lo que hacemos con los brasileños ».

Según los investigadores de Nas, Capua y el Instituto Zooprofiláctico también están involucrados en el tráfico ilegal: al científico se le habría pagado por proporcionar patógenos. En una conversación grabada, es la viróloga la que hace referencia explícita a ella, alegando haber dado cepas virales a favor de un veterinario estadounidense. Para los carabinieri, por algunas intercepciones “parece evidente que el contrabando de las cepas virales de la gripe aviar, realizado por el Instituto Experimental de Zooprofilaxis de Venezie, en las personas de Ilaria Capua, Stefano Marangon y Giovanni Cattoli, con la ayuda del esposo del El Dr. Capua, Richard William John Currie, constituye de hecho un peligro grave y concreto para la salud pública por el incumplimiento de las normas de bioseguridad ".

VIAJE AL ANTIDOTO. Tener en sus manos las cepas patógenas lo más rápido posible, evitando la burocracia sanitaria y las medidas de seguridad, es esencial para ser el primero en inventar y comercializar antídotos. En el caso del virus H7N3, sobre la base de una intercepción, los investigadores creen que la cepa fue proporcionada por Ilaria Capua. Un gerente de Merial habla con Candoli y le dice que habría sido comprado en Padua, "lo pagué generosamente como todas las demás acciones que compramos de eso ...". Para los Nas "testifica explícitamente la conducta corrupta de Capua". Los interlocutores a menudo enfatizan las formas determinadas del científico en asuntos económicos. Y ella misma no se esconde del teléfono de que en el pasado había llevado a cabo consultas que le hubieran dado un ingreso diario que oscilaba entre mil y mil quinientos euros. La mujer dice que cuando fue a Japón, pagó cuatro mil euros al día, todo en efectivo, en negro, así que compró el sofá y el armario. «Lo hice porque, te explico, un consultor normal toma un tipo, de mil a mil quinientos euros al día, y lo he hecho varias veces, como por mis gustos ...» Luego explica que la trajeron viajar con el avión y haber pagado varias veces. Contactada por "l'Espresso", Ilaria Capua confirma que conoce a Candoli, "pero que nunca vendió cepas virales. Soy empleado de un organismo público y no vendo nada personalmente ». Y explica: "Las cepas virales que se aíslan en el instituto son de su propiedad y no le he vendido nada a nadie".

Inmediatamente después de la producción del medicamento, se inicia una vacunación de emergencia contra la gripe aviar en la provincia de Verona: el Ministerio de Salud autoriza a Merial a suministrar los medicamentos. Los investigadores señalan que unos meses antes, cuando aparecieron brotes de un virus H7N1 en granjas de pollos en Lombardía y Véneto, el ministerio había bloqueado a otra compañía, porque fabricaba el medicamento en el extranjero y no había explicado origen de la cepa. En cambio, nadie hace historias en Merial, "a pesar del hecho de que ella había producido la vacuna en laboratorios de Lyon".

LA PATENTE DE ORO. La Capua y sus colegas Marangon y Cattoli, que trabajan en Izs delle Venezie, descubren un sistema que permite identificar animales infectados. Es un resultado muy importante, que se convierte en la estrategia de referencia de la FAO y la Unión Europea para contrarrestar la gripe, que después de las aves parece amenazar también a los humanos. Lo llaman Diva y registran su patente. Las escuchas telefónicas revelan que firman un contrato exclusivo para venderlo a Merial y Fort Dodge. Según la reconstrucción de los investigadores, alrededor de Diva la Capua y sus socios logran construir grandes acuerdos, cerrando acuerdos internacionales, incluidos aquellos con los gobiernos de Rumania y Holanda. Este es un capítulo controvertido de la investigación. Para los investigadores, los tres científicos son funcionarios públicos porque son empleados del Instituto Zooprofiláctico y, por lo tanto, celebrar un contrato con Merial "parece completamente indebido", ya que "el registro de la patente parece indebido", porque se hizo el kit de prueba Diva " como parte de una actividad institucional ". El contrato con las dos compañías se considera "completamente ilegal y contrario a los deberes de la oficina": el 70 por ciento de las regalías irá, a través de la zooprofilaxis de Padua, a los tres funcionarios, mientras que solo 30 permanecerán en el Instituto. Además, la estipulación del contrato entre las dos compañías y el IZS, con la transferencia de todos los derechos sobre la patente, para los investigadores constituye una especie de cartel que elimina a las otras compañías farmacéuticas. El virólogo le dice a su abogado: "Si se otorga la patente, a las otras compañías, disculpe la vulgaridad que no le conviene a una dama, y ​​más aún citado por Sole24Ore, le hacemos un trasero que nunca se detiene". Ahora, a "L'Espresso", explica: "Hemos transferido al Instituto los derechos de explotación de la patente Diva y, por esta razón, los tres inventores hasta la fecha nunca han tomado ninguna cantidad de dinero. Las regalías son negociadas por el Instituto ».

La rotación que resulta de Diva es tan fuerte que, como revelan las conversaciones interceptadas, empuja al esposo de Capua a dedicarse a tiempo completo a esta nueva actividad, a la que llaman "La Compañía": el hombre concluye sus negocios durante todo el año. mundo, mereciendo el apodo de "global" y representaría el vínculo entre la estructura pública veneciana y las compañías farmacéuticas. Capua en una conversación con Marangon afirma que Richard le dijo que escribiera que "tienen la disponibilidad de un virus de baculo N1 italiano, mientras que el asiático es" clon ", es decir, clonación y tan pronto como esté disponible se lo darán. Marangon responde: "Está bien, 50 mil por dos, démosle la cosa y buenas noches al cubo". Es un "punto de inflexión comercial-comercial": "Hablé del asunto con los rumanos a Richard, que se entusiasmó como un mono. Cuando se enteró de que el pedido valía un millón y 300 mil euros, tuvo media parálisis y dijo que ahora desarrollará un plan de negocios ». La emergencia aviar avanza en los continentes, el miedo pasa de las granjas de pollos a la salud de las personas. Y para la "Compañía" los contratos se multiplican. Marangon parece preocupado, dice que se debe tener precaución, sugiriendo que "hay, entre otras cosas, acuerdos paralelos y no oficiales con algunas figuras de las autoridades sanitarias rumanas". Capua parece estar convencida de esto también, sin embargo, ve un mercado en expansión «siempre que haya personas como los rumanos». El virólogo dice que a los rumanos se les puede dar cualquier cosa: el miedo a la epidemia está creando un nuevo mercado donde algunos países como Rumania, Turquía o los estados de Medio Oriente y África deben encontrar sistemas a toda costa para contener el riesgo de contagio. Y la instalación de Padua encabezada por Capua tiene las mejores credenciales: coordina proyectos de investigación financiados por el Ministerio de Salud, la UE y otros organismos internacionales como la FAO.

EL NEGOCIO DE LA PANEMIA. Uno de los capítulos más inquietantes de la investigación de Nas reconstruye la propagación de la alarma sobre el peligro de contagio humano a la gripe aviar en la primavera de 2005. Los investigadores examinaron los documentos oficiales y las iniciativas de las compañías, alegando que la emergencia "es fue un problema más mediático que real ". Detrás del temido riesgo de una epidemia para el virus H5N1, escriben los carabinieri, se podría ocultar una "estrategia global" inspirada en las multinacionales que producen las drogas. En el dossier de investigación examinan el papel de la Organización Mundial de la Salud, la máxima autoridad del sector, que en un documento de 2004 recomendó el almacenamiento de Oseltamvir (Tamiflu) producido por Roche. Después de un año, los artículos sobre la próxima epidemia "inevitable e inminente" comienzan a publicarse en Italia. La vacuna se recomienda para proteger contra la gripe estacional y el uso de medicamentos antivirales, incluido Tamiflu, contra la gripe aviar: las ventas del producto Roche aumentan en un 263 por ciento en poco tiempo. Gran parte de la información alarmante, dicen los carabinieri, surgió de una conferencia celebrada en Malta en septiembre de 2005, patrocinada por compañías que fabrican vacunas contra la influenza y los medicamentos antivirales.

Dos semanas después, hay una corrección de tiro. El Istituto Superiore di Sanità afirma que una cepa viral de H5N1 "Lo que podría desencadenar la próxima pandemia mundial de gripe muestra resistencia a Tamiflu”, Que muchos países empezaban a acumular. Y aquí está el punto de inflexión, subrayado por varios artículos: "Afortunadamente, la cepa viral no fue resistente al otro antiviral del mercado, Relenza de Glaxo". Los carabineros afirman que se dio la alarma a pesar de que no pasaba nada. Incluso Candoli en el teléfono define la difusión de noticias como "una forma de terrorismo de información real", pero luego comenta positivamente la venta en solo un mes de un millón y medio de dosis de la vacuna antigripal producida por su empresa: "Ciertas industrias también Los productos farmacéuticos que fabrican vacunas humanas tienen un negocio de mica a partir del maní, aunque esto no es diferente de hace seis meses, un año o incluso cinco meses. Lo único diferente es que ahora están pensando en la posibilidad de que haya una pandemia, que no está escrita en ninguna parte ”.


fuente: https://espresso.repubblica.it/attualita/2014/04/03/news/salute-quel-business-segreto-della-vendita-dei-virus-1.159618