Ilaria Capua había sido interrogada por el fiscal. Aquí esta el informe

Ilaria Capua había sido interrogada por el fiscal. Aquí esta el informe

En 2007, el virólogo acudió espontáneamente con el abogado para responder preguntas del propietario de la investigación de Capaldo. La investigación se dividió en tres representantes. Solo en Verona terminó con la absolución

Ilaria Capua, la científica que abandonó Italia porque estaba involucrada en una investigación judicial que había estado postergándose durante diez años y de la cual exoneró, afirma que los magistrados nunca la escucharon. No es verdad Existe un informe de interrogatorio de 57 páginas del 2 de julio de 2007, en el que "el sospechoso Capua Ilaria" (así expresamente indicado) responde a las preguntas del fiscal romano Giancarlo Capaldo, en el contexto del proceso penal no. 24117/06. Esta es la investigación sobre la producción y comercialización clandestina de vacunas para aves de la corte baja, que comenzó con las pruebas realizadas por los nas después de las epidemias de gripe aviar que afectaron las granjas de Veneto, Lombardía y Emilia Romagna entre 1999 y 2003.

No solo hubo quienes ganaron dinero con estas desgracias: se podría haber temido que surgieran epidemias. El procedimiento es el mismo que luego se desempaquetó en 2015 y se distribuyó a varios fiscales en Italia. La hipótesis acusatoria, que luego cayó, fue que Ilaria Capua, directora del laboratorio de virología del Instituto Zooprofiláctico de Padua, centro de referencia nacional, había colaborado en la transferencia ilegal del virus H7N3 a la empresa Merial spa, una de las multinacionales multinacionales de vacunas para animales .

En el interrogatorio, la Dra. Capua se presentó espontáneamente, pero sabía, como su abogado Oliviero De Carolis, quien reemplazó al milanés que Paolo Dondina designó a su defensor, que estaba en un caso penal.

Si hay algo por lo que el poder judicial debe disculparse, es que hayan transcurrido 9 años antes de llegar a la audiencia preliminar, el 15 de mayo de 2015, frente al Gup en Roma, donde el procedimiento se suspendió para diferentes competencias: una sección fue a Pavia, una a Verona, la tercera a Padua. Pavia ha desaparecido del radar. En Verona, la jueza de instrucción Laura Donati decidió el lunes pasado la absolución, mientras que en Padua, donde Ilaria Capua no se presenta, la fiscal Maria D'Arpa hizo la misma solicitud, pero el juez de instrucción aún no se ha pronunciado. No es un detalle insignificante: no se solicita la presentación de algunos delitos, como intento de soborno o corrupción, porque el hecho no existe, sino por una receta.

Pero volvamos al acta del interrogatorio del 2 de julio de 2007 frente al fiscal Giancarlo Capaldo. Quién tenía que tener una idea bastante precisa de los acontecimientos, a juzgar por las preguntas que le hacía a Ilaria Capua. Lo primero que le interesa aclarar es la contradicción entre el comportamiento de Capua y el de la comisión asesora de drogas, con respecto a la importación de Dindoral, una vacuna viva para el tratamiento de pavos. El Dindoral había sido secuestrado tan pronto como llegó a Italia, porque la comisión había establecido que no había emergencia, mientras que Capua había dado una opinión favorable al ministerio de salud. ¿Cómo fueron los dos juntos? Capua no sabía sobre el no de la comisión, se lleva bien diciendo: "Son puntos de vista diferentes".

La discusión pasa a los mecanismos de comercialización de las drogas animales. "No sé nada de marketing, me encargo de la parte técnica", responde Capua. "Me pidieron una opinión". "Pero la opinión se refería al marketing", insiste el fiscal, que también quiere saber quién se encargó de ello en el Instituto Zooprofiláctico. "El director administrativo Francesco Favretti y el gerente general Igino Andrighetto", es la respuesta. Los dos aún están bajo investigación en la sección de Paduan de la investigación.

La zooprofiláctica de Padua funcionó como un banco de vacunas. "Hemos realizado el diagnóstico de influenza aviar en toda África", explica Ilaria Capua. "Fuimos los pioneros de la vacunación". "Pero, ¿cómo se realiza la transición a las empresas?" pregunta Capaldo. "A pedido, pero no siempre lo damos", responde el Capua. Sin embargo, ante la insistencia del magistrado que quiere entender los pasajes, no puede especificarlo. "¿A quién está autorizada la entrega?" no te rindas la tarde. "No recuerdo si la solicitud proviene directamente de la compañía o del ministerio". "Pero es ella quien debe autorizar". "No, no estoy dando la autorización". "La autorización implícita a su empleado, quien va a recoger el registro y luego lo entrega". "Entonces, me llega la solicitud: Ilaria entrega dos registros al Dr. Tizio, quien vendrá a recogerlos y estará de acuerdo, y lo hago".

Se sabe que la vacunación aviar en Italia se suspendió el 31 de diciembre de 2006, para decepción de Capua, está claro, porque más que la epidemia podría la pandemia de los medios: "Se ha hablado de un colapso en el consumo de carne y 70% de huevos, lo que cuesta mucho a los productores ", dice el investigador. “Dado que cuesta vacunar a los animales, los productores, por lo que yo entendí, querían la cofinanciación del ministerio. Se ha activado un mecanismo que no sé ”.

Las campañas de vacunación animal conducen al descubrimiento de la disputa latente entre las tres corporaciones multinacionales de virología, que compiten por el mercado: Merial, Ford Dodge e Intervet. "El director general de los servicios veterinarios del ministerio, Mirabelli, estaba irritado", dice Capua. "Los holandeses de Intervet habían aislado la vacuna por su cuenta y tuvimos que usarla porque era la única disponible". Romano Mirabelli también es uno de los sospechosos. La primera campaña de vacunación se llevó a cabo con el H7N3 de Merial, vendido debajo de la mesa, según las investigaciones de Nas, por la propia Capua, con el respaldo de Stefano Marangon, a cambio de dinero.

Este es el punto que debe aclararse. Pero el fiscal no empuja las preguntas en esta dirección: evidentemente no quiere descubrir las cartas. El abogado defensor De Carolis se da cuenta de esto, y toma la iniciativa: "La pregunta que le hago al Dr. Capua es esta: ¿existen intereses económicos con las compañías farmacéuticas que puedan relacionarse con su posición?" "Absolutamente no", responde el Capua. "¿Recibes contribuciones de algún tipo?" insiste De Carolis. "Absolutamente no".
"¿Conoces alguna de estas compañías, tienes relaciones constantes?" inserte el pm Capaldo. "He estado trabajando con ellos durante diez años, los conozco, por supuesto", responde Capua. "¿Los técnicos o incluso los administradores?", Pregunta nuevamente el fiscal. "Bueno, conocí al CEO del italiano Merial, no sé si sigue siendo él, se llama Crippa".
"¿Y otros personajes particulares, con los que tienes más contactos?", Resume el abogado De Carolis. "Para Intervet está el Dr. Meini", responde Ilaria Capua. "Esta es la respuesta a la pregunta del defensor", es la aclaración sibilina del fiscal Capaldo, con la que se cierra el acta.

Sibillina porque Amelio Meini era el gerente de Intervet a quien "Capua y Marangon querían dar la prueba discriminatoria Diva patentada por la Zooprofiláctica, a cambio de lucrativas ganancias patrimoniales para Marangon y Capua". Esto se puede leer en los documentos de Paduan, de los cuales surgen incluso "pagos injustificados realizados por el Instituto a favor del esposo de Capua, Richard John William Currie".
Todo prescrito. La protesta sigue en torno a un asunto judicial que rompe la opinión pública.


fuente: https://espresso.repubblica.it/attualita/2016/07/08/news/ilaria-capua-era-stata-interrogata-dal-pm-ecco-il-verbale-1.276821