#NOTINMYNAME

¿Son las pupilas no vacunadas un peligro para los inmunosuprimidos?

#NOTINMYNAME

ads_notinmyname_web1.jpg

Una premisa es necesaria porque estamos hablando de la salud, la salud de nuestros hijos y, a menudo, nos dejamos explotar por sujetos politizados o aquellos que tienen motivos ocultos, ciertamente no la salud de nuestros hijos.

Intentaremos con este breve texto, tomado de un documento más completo escrito por una niña inmunodeprimida y el equipo #NotInMyName, encender una bombilla. No nos importa cuál sea su posición sobre la utilidad o no de la vacunación, pero estamos interesados ​​en mostrarle cómo no todo es simple y cómo los inmunosuprimidos y las vacunas en general son explotados por una clase política que ve cómo el suelo se desmorona.


Quien es giorgia scataggia

Giorgia Scataggia es una niña inmunodeprimida de 29 años. Por lo tanto, su condición física está instrumentalizada para justificar el tratamiento obligatorio de salud en otros cuerpos, indefensos, de niños sanos. Una coerción EN SU NOMBRE, una obligación como arma de protección hacia aquellos que no pueden vacunarse como ella. La aceptación de una privación a cambio de protección, violación de la privacidad, seguridad, terrorismo: así es como "excusar" la limitación de la libertad del individuo. Por eso es importante no renunciar a esta batalla, por la forma en que se impuso, no solo por lo que impone.
Hace meses, Giorgia escribió una carta a los políticos que luego se fueron para suscribirse a otras personas inmunodeprimidas como una objeción a los medios y la manipulación instrumental en progreso. Sus palabras son mejores que muchas explicaciones y, por lo tanto, informamos un breve extracto, tomado de un texto entregado al Presidente de la XII Comisión de Higiene y Salud Sileri en referencia a las audiencias del DDL 770 sobre prevención de vacunas:

"... No entraré en la efectividad y la seguridad de las vacunas, ya que no creo que tenga las habilidades, pero por experiencia directa les digo que la vida de una persona inmunodeprimida es difícil, no por las enfermedades exantemáticas transmisibles sino por los microorganismos patógenos infinitos más Preocuparse por la vida diaria de una persona inmunodeprimida. Imaginemos que disparan afuera con ametralladoras e imaginemos que tenemos un casco disponible. Las balas son todos los patógenos que se pueden contraer, el casco es la vacuna. Creer que un niño inmunodeprimido está seguro en una clase vacunada es como exponerse a estallidos de ametralladoras con un casco en la cabeza: la cabeza podría estar protegida, pero puede morir de manera segura incluso con un golpe en el estómago, el corazón, los pulmones y etc. Por lo tanto, le pido que ponga un punto a la explotación de los inmunosuprimidos por una utilidad social basada en hipótesis, que ha visto sacrificar el derecho a la inclusión de los niños y el derecho a estudiar. Todos los tratamientos de salud tienen posibles efectos secundarios y acepto esto, aunque espero que las cosas mejoren. El punto es la restricción. Si no es libre de elegir, todos aquellos que lamentablemente sufren daños de ese tratamiento de salud obligatorio serán, de hecho, sacrificios humanos, inmolados para la protección del bien común. Si incluso hay un pequeño riesgo, una persona debe poder elegir. Es inútil e hipócrita preocuparse por el individuo inmunodeprimido, y luego no preocuparse por el individuo dañado, como si fuera un desperdicio inútil de la sociedad. Tener mi patología no me da derecho a decidir sobre los hijos de los demás. Tener mi patología no me da derecho a decidir sobre los hijos de los demás. La existencia de un grupo de personas con una característica no legitima a nadie a la mera explotación. Confío en su reflexión y lectura de estas reflexiones, para que la definición del texto de DDL 770 en la parte de la suspensión de la escuela con la esperanza de que cualquiera sea la decisión, pero NO EN MI NOMBRE ".

Giorgia Scataggia


Lugares reales y riesgos para las personas inmunodeprimidas

¿Cuáles son los primeros peligros?

Quien tiene un niño inmunosuprimido o sufre de una patología inmunosupresora sabe que las primeras recomendaciones para él y para quienes lo rodean son lavarse las manos, incluso con el truco de correr el agua durante mucho tiempo antes uso oral para reducir el riesgo de Legionella.

Cualquier persona con una enfermedad inmunosupresora debe saber que las infecciones bacterianas, las infecciones virales, las infecciones por hongos, las infecciones por protozoos y helmintos son las principales familias de infecciones que pueden poner en riesgo su salud. Aspergilosis pulmonar invasiva, Penumocystis Jirovecii, Candida albicans, CMV, Toxoplasma gondii, Crypococcus neoformans, Herpes simplex, S. aureus y S. pneumoniae bacteriemia, influenza A y B infecciones, influenza A y B virus, citomegalovirus, virus, citomegalov Epstein Barr, el adenovirus y el virus sincitial respiratorio son solo algunos de los virus para los que no hay vacuna y todos son potencialmente peligrosos para una persona inmunocomprometida.


Por ahora hemos hablado de patógenos potencialmente peligrosos de los cuales no hay vacuna, pero ¿aquellos sujetos a la obligación de vacunación?

El gobierno anterior adoptó el Decreto Ley 31 del 2017 de julio de 73 debido a una disminución en las vacunas, pero aplicó este decreto, por el cual la naturaleza obligatoria de 10 vacunas, a una pequeña porción de la población, el rango de edad 0-16 años, lo que representa menos del 16% de la población total.

Este 16% debe evaluarse sobre la base de las 10 enfermedades prevenibles mediante vacunación y para 6 de ellas, no se recomienda absolutamente la inmunización para un sujeto inmunodeprimido. De hecho, aquellos que sufren de inmunosupresión pueden (de hecho se recomiendan) recibir vacunas. La Asociación de Inmunodeficiencia Primaria a través del Hospital Pediátrico de la Universidad A. Meyer (https://goo.gl/G7kcgj páginas 4 y 5) podemos leer que:

“Las inmunodeficiencias primarias son un grupo heterogéneo de afecciones raras, congénitas y genéticamente determinadas, causadas por uno o más defectos de inmunidad innata y / o específica. Los sujetos afectados muestran una susceptibilidad particular a las infecciones y, dado que estos determinan el pronóstico, los procedimientos de profilaxis son fundamentales. Entre estos, las vacunas juegan un papel clave. Sin embargo, pueden tener diferentes efectos según el tipo de déficit: en algunos casos inducen la misma protección que en sujetos sanos; en otros, debido al defecto inmune, no evocan ninguna respuesta. Además, en algunas condiciones, pueden producirse graves efectos de la vacuna si se administran vacunas vivas, incluida la enfermedad por cepa de la vacuna. A veces, por temor a los eventos adversos, existe el riesgo de que estos pacientes no sean vacunados. [...] Por otro lado, por la misma razón no se dice que puedan responder al agente inmunizante; Incluso algunas vacunas, que consisten en la bacteria o el virus vivo, pueden representar un riesgo, ya que son capaces de inducir la enfermedad en sí. Con demasiada frecuencia, los niños con inmunodeficiencias no se vacunan en absoluto debido a su condición. Esto se debe al miedo a los eventos adversos, dictados por el conocimiento deficiente ".

Solo en casos raros de inmunodeficiencia, la vacunación con vacunas de virus vivos, como el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela, tiene contraindicaciones, pero en este caso obviamente se requiere una evaluación específica y personalizada, y sin embargo, la idea de 'tout court' de no vacunar a los pacientes con un defecto inmune porque se consideran incapaces de responder al estímulo de la vacuna es una idea absolutamente desactualizada. Existe evidencia científica clara que muestra cómo, en numerosas condiciones de patología inmunológica, se puede inducir una respuesta inmune a través de la vacuna.

Por lo tanto, para resumir el problema de la vacunación deprimida por inmunización, el problema no surge absolutamente para las vacunas contra: difteria, tétanos, tos ferina, polio, hepatitis B y haemophilus influenzae tipo b, así como para vacunas no obligatorias como antimeningococo, antineumocócico, antigripal. El riesgo de inmunodepresión grave, en relación con enfermedades cubiertas por vacunas para las cuales la Ley 119/2017 establece una obligación de vacunación, se limita en casos raros solo al sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela (MPRV), pero estos sujetos aún están expuestos a un número muy alto de otras infecciones.

Este enfoque centrado en la vacuna plantea serios peligros para la comunidad. Pensar que un sujeto con déficit inmunológico severo está protegido solo por la vacuna, él y otros sujetos, "es como exponerse a estallidos de ametralladoras con un casco en la cabeza", citando las palabras efectivas de Giorgia.

La vacunación, en casos raros, no se recomienda absolutamente para las personas inmunocomprometidas para esas vacunas de virus vivos, como MPR (o MPRV), pero esto abre otro problema: si leemos las hojas de datos técnicos y las indicaciones oficiales de la vacuna que contiene virus vivos atenuados, de hecho , dice que "una vez vacunado, su bebé debe intentar evitar al menos 6 semanas después de la vacunación, en la medida de lo posible, el contacto cercano con:

  • individuos con resistencia reducida a la enfermedad,
  • mujeres embarazadas que no han tenido varicela o que no han sido vacunadas contra la varicela.
  • bebés recién nacidos de madres que no han tenido varicela o que no han sido vacunadas contra la varicela ".

La vacunación con MPRV en casos muy raros puede conducir al desarrollo de la infección y, por lo tanto, transformar al sujeto vacunado en un vector potencial de la enfermedad. Es obvio que esto no significa que el sujeto vacunado se convierta automáticamente en una incubadora del patógeno y, por lo tanto, que quede encerrado de forma aislada, pero también es cierto que el problema de inmunosupresión es extremadamente más complejo de lo que se pretende.


¿Cuál es el primer lugar de infección?

Todos estos virus y bacterias tienen un lugar favorito en Europa e Italia para proliferar. El lugar donde es más posible contraer infecciones es precisamente el lugar que más debería proteger a la persona con inmunodeficiencia y no, no es la escuela, sino las instalaciones del hospital. El Istituto Superiore di Sanità nos recuerda que:

"Las infecciones hospitalarias son la complicación más frecuente y grave de la atención médica".

La asistencia sanitaria ha sufrido profundos cambios en los últimos años. Si bien anteriormente los hospitales eran el lugar donde se realizaban la mayoría de las intervenciones de atención, a partir de la década de XNUMX, tanto los pacientes hospitalizados en condiciones graves (por lo tanto, con alto riesgo de infecciones hospitalarias) como los lugares de atención adicional aumentaron -hospitalario (residencias de ancianos, atención domiciliaria, atención ambulatoria). De ahí la necesidad de extender el concepto de infecciones hospitalarias al de las infecciones relacionadas con la salud y la atención socio-sanitaria (ICA).

Estos son los principales mecanismos de transmisión de los ICA:

  1. contacto directo entre una persona sana y una persona infectada, especialmente a través de las manos;
  2. gotas emitidas en el acto de toser o estornudar de una persona infectada a una persona susceptible que esté a menos de 50 cm de distancia;
  3. contacto indirecto a través de un vehículo contaminado (por ejemplo, endoscopios o instrumentos quirúrgicos);
  4. transmisión de la infección a varias personas al mismo tiempo, a través de un vehículo común contaminado (alimentos, sangre, fluidos de infusión, desinfectantes, etc.)
  5. por aire, a través de microorganismos que sobreviven en el aire y se transmiten de forma remota.

Todos estos son riesgos de transmisión que la persona inmunodeprimida no solo corre en el hospital, sino en todas partes, en todos los lugares y con una gran cantidad de personas, porque desde la abuela, los padres, los maestros, el médico, el vecino, etc. todos son vectores potenciales de patógenos, tanto prevenibles con vacunas como no prevenibles con vacunas. Estos riesgos infecciosos no vacunados no pertenecen a la cultura del "efecto rebaño" sino que pertenecen a una conciencia de salud que el propio paciente tiene hacia el medio ambiente que lo rodea, conciencia sin recomendaciones oficiales. 10 o 20 vacunas no cambian su protección, por el contrario, como se ve con la vacuna MPRV, el riesgo de infección aumenta en comparación con una infección natural de la enfermedad en sí.

Use su cerebro: los alumnos inmunosuprimidos no corren un riesgo significativo por el estado de vacunación de otros escolares.

Descargue el folleto y úselo a su conveniencia

Archivo PDF original de alta resolución: ads_notinmyname_a5.pdf

Archivo neutral, sin logos: ads_notinmyname_a5_neutro.pdf

Imagen
Imagen

Bibliografía

  • http://www.ausl.pc.it/dipartimenti/oncoematologia/ematologia/RACCOMANDAZION_PREV_INFEZIONI.pdf
  • http://www.epicentro.iss.it/problemi/infezioni_correlate/infezioni.asp
    Rubin LG, Levin MJ, Ljungman P y col. Guía de práctica clínica IDSA 2013 para la vacunación del huésped inmunocomprometido. Clin Infect Dis 2014 Feb; 58 (3): 309-18.
  • http://www.epicentro.iss.it/vaccini/GruppiRischio
  • PE Fine, Inmunidad colectiva: historia, teoría, práctica Epidemiol Rev, 15 (1993), pp. 265-302; S. Salmaso, Las vacunas como herramienta de prevención, cit.
  • Ver I. Cavicchi, Vaccini. No es suficiente reducir el número de obligatorios, se necesita una alianza terapéutica, en el Healthcare Daily, 3 de julio de 2017, http://www.quotidianosanita.it/studi-e-analisi/articolo.php?articolo_id=52302&fr=n, donde se discute radicalmente, comparando tanto los índices de la OMS como la literatura científica más acreditada, la indicación del umbral del 95% para el efecto de rebaño por parte de la EEI.
  • http://www.gazzettaufficiale.it/do/atto/corte_costituzionale/caricaPdf?cdimg=17C00192000300001&dgu=2017-08- 09&art.dataPubblicazioneGazzetta=2017-08-09&art.codiceRedazionale=17C00192&art.num=3&art.tiposerie=S1
  • https://farmaci.agenziafarmaco.gov.it/aifa/servlet/PdfDownloadServlet? pdfFileName=footer_000200_038200_FI.pdf&retry=0&sys=m0b1l3
  • Goldman GS, Rey PG. Revisión del programa universal de vacunación contra la varicela de los Estados Unidos: tasas de incidencia de herpes zoster, costo-efectividad y eficacia de la vacuna basadas principalmente en los datos del Proyecto de Vigilancia Activa de Varicela del Valle del Antílope. Vacuna 2013; 31: 1680–94.
  • Donzelli A, Demicheli V. Vacunación anticaricella: argumentos científicos para posibles estrategias diferentes a las actuales. Epidemiol Prev 2018; 42 (1): 65-70.
  • Harder T, Siedler A. Revisión sistemática y metaanálisis de la vacunación contra la varicela y el riesgo de herpes zoster: una visión cuantitativa sobre la "hipótesis de estimulación exógena". Clin Infect Dis, ciy1099, https://doi.org/10.1093/cid/ciy1099
  • Donzelli A, Bellavite P, Demicheli V. Estrategias de epidemiología y prevención de tos ferina: problemas y perspectivas. Epidemiol Prev 2019; en prensa
  • Wendelboe AM, Elisabeth Njamkepo E, Bourillon A et al. Transmisión de Bordetella pertussis a niños pequeños. Pediatr Infect Dis J 2007; 26: 293-99.
  • Fedele G, Carollo M, Palazzo R et al. Padres como fuente de transmisión de tos ferina en lactantes hospitalizados. Infección 2017; 45: 171-78.
  • Thomas RE, Jefferson T, Lasserson TJ. Vacunación contra la influenza para trabajadores de la salud que atienden a personas de 60 años o más que viven en instituciones de atención a largo plazo. Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas 2016, número 6. Art. No.: CD005187.
  • Donzelli A. ¿Obligación de vacunar a los profesionales de la salud? InfoFarma 2017; 4: 21-22.
  • Pezzotti P, Bellino S, Prestinaci F et al. El impacto de los programas de inmunización en 10 enfermedades prevenibles por vacunación en Italia: 1900-2015. Vacuna 2018; 36: 1435-43.
  • Kulkarni PS, Jadhav S, Dhere RM. Transmisión horizontal de vacunas vivas. Human Vaccines & Immunotherapeutics 2013; 9: 1,197.
  • Cassini A, Diaz Högberg L, Plachouras D et al. Muertes atribuibles y años de vida ajustados por discapacidad causados ​​por infecciones con bacterias resistentes a los antibióticos en la UE y el Espacio Económico Europeo en 2015: un análisis de modelado a nivel de población. Lancet Infect Dis 2019; 19 (1): 56-66.
  • Eurobarómetro especial 445. Resistencia antimicrobiana. Informe. Junio ​​de 2016.
  • De Mei B, Cadeddu C, Luzi P, Spinelli A. Movimiento, deporte y salud: la importancia de las políticas para promover la actividad física y el impacto en la comunidad. Istisan informa 2018; 18/9.
  • Aune D, Keum N, Giovannucci E y col. Consumo de nueces y riesgo de enfermedad cardiovascular, cáncer total, mortalidad por todas las causas y causas específicas: una revisión sistemática y un metanálisis de dosis-respuesta de estudios prospectivos. BMC Med 2016; 14 (1): 207.
  • Aune D, Giovannucci E, Boffetta P et al. La ingesta de frutas y verduras y el riesgo de enfermedad cardiovascular, cáncer total y mortalidad por todas las causas: una revisión sistemática y un metanálisis de dosis-respuesta de estudios prospectivos. Pasante J Epidemiol 2017; 46 (3): 1029-56.
  • Aune D, Keum N, Giovannucci E y col. Consumo de granos integrales y riesgo de enfermedad cardiovascular, cáncer y todas las causas y mortalidad específica: revisión sistemática y metanálisis de dosis-respuesta de estudios prospectivos. BMJ 2016; 353: i2716.
  • Siani P. R&P 2018; 34: 225-28.
  • Rubin LG, Levin MJ, Ljungman P y col. Guía de práctica clínica IDSA 2013 para la vacunación del huésped inmunocomprometido. Clin Infect Dis 2014 Feb; 58 (3): 309-18.
  • Smetana J, Chlibek R, Hanovcova I et al. Disminución de la seroprevalencia de los anticuerpos contra el sarampión después de la vacunación ± posible brecha en la protección contra el sarampión en adultos en la República Checa. PLoS ONE 2017; 12 (1): e0170257.
  • Cherry JD, Zahn M. Característica clínica del sarampión en pacientes previamente vacunados y no vacunados en California. Clin Infect Dis 2018; 67: 1315-19.
  • Bergamini M, Comodo N, Gasparini R et al. Prevalencia de anticuerpos contra la toxina diftérica en sueros humanos de una sección transversal de la población italiana. Vaccine 1999; 17: 286-90.
  • S Vygen S, A Fischer A, Meurice L et al. Disminución de la inmunidad contra las paperas en adultos jóvenes vacunados, Francia 2013. Euro Surveill. 2016; 21 (10): pii = 30156.
  • Fields VS, Safi H, Waters C et al. Paperas en una comunidad Marshallese altamente vacunada en Arkansas, EE. UU .: informe de un brote. Lancet Infect Dis 2019; 8 de enero. Pii: S1473-3099 (18) 30607-8. doi: 10.1016 / S1473-3099 (18) 30607-8.
  • Chaves SS, Gargiullo P, Zhang JX et al. Pérdida de la inmunidad inducida por la vacuna contra la varicela con el tiempo. N Engl J Med 2007; 356: 1121-29.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP): uso de vacunas e inmunoglobulinas en personas con inmunocompetencia alterada. MMWR. 1993 Abr; 42 (No. RR-04).
  • Ercan TE, Soycan LY, Apak H, Celkan T, Ozkan A, Akdenizli E, Kasapçopur O, Yildiz I. Títulos de anticuerpos y respuesta inmune a la vacuna contra la difteria-tétanos-tos ferina y el sarampión-paperas-rubéola en niños tratados por leucemia linfoblástica aguda. J Pediatr Hematol Oncol. Mayo de 2005; 27 (5): 273-7.
  • Feldman S, Gigliotti F, Shenep JL, Roberson PK, Lott L. Riesgo de enfermedad por Haemophilus influenzae tipo b en niños con cáncer y respuesta de niños leucémicos inmunocomprometidos a una vacuna conjugada. J Infect Dis. 1990 de mayo; 161 (5): 926-31.
  • Hodges GR, Davis JW, Lewis HD Jr, Siegel CD, Chin TD, Clark GM, Noble GR. Respuesta a la vacuna in uenza A entre pacientes de alto riesgo. South Med J. 1979 Jan; 72 (1): 29-32.
  • Moss WJ, Clements CJ, Halsey NA. Inmunización de niños en riesgo de infección con el virus de inmunodeficiencia humana. Toro del Órgano Mundial de la Salud. 2003; 81 (1): 62,64.
  • Barbi M, Bardare M, Luraschi C, Zehender G, Clerici Schoeller M, Ferraris G. Respuesta de anticuerpos a la vacuna antipoliomielítica inactivada (E-IPV) en niños nacidos de madres VIH positivas. Eur J Epidemiol. 1992 Mar; 8 (2): 211-6.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Manual para la vigilancia de enfermedades prevenibles por vacunación. 5ta ed. Miller ER, Haber P, Hibbs B, Broder K. Capítulo 21: vigilancia de eventos adversos después de la inmunización utilizando el Sistema de Informe de Eventos Adversos de Vacuna (VAERS). Atlanta: Centros para el Control y Prevención de Enfermedades; 2011. 1,2.
  • Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos: vacunas autorizadas para su uso en los Estados Unidos. Silver Spring: Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos; [actualizado el 2018 de febrero de 14; consultado el 2018 de febrero del 27]. https://www.fda. gov / BiologicsBloodVaccines / Vaccines / ApprovedProducts / ucm093833.htm.
  • Miller LW, JJ mayor, Drake J, inmunización Zimmerman S. Diphtheria. Efecto sobre los portadores y el control de brotes. Soy J Dis Child. 1972 Mar; 123 (3): 197-9.
  • Warfel JM, Zimmerman LI, Merkel TJ. Las vacunas contra la tos ferina acelular protegen contra la enfermedad pero no previenen la infección y la transmisión en un modelo de primates no humanos. Proc Natl Acad Ski Estados Unidos. 2014 de enero de 14; 111 (2): 787-92.
  • Grupo Colaborativo del Estudio IPV de Cuba. Ensayo aleatorizado, controlado con placebo de la vacuna inactivada contra el poliovirus en Cuba. N Engl J de Med. 2007 12 de abril; 356 (15): 1536-44.
  • Thomas RE, Jefferson T, Lasserson TJ. En uenza, vacunación para trabajadores de la salud que atienden a personas de 60 años o más que viven en instituciones de atención a largo plazo. Cochrane Database Syst Rev.2016 2 de junio; (6) CD005187: 2.
  • Ohmit SE, Petrie JG, Malosh RE, Cowling BJ, Thompson MG, Shay DK, Monto AS. En uenza efectividad de la vacuna en la comunidad y el hogar. Clin Infect Dis. 2013 mayo; 56 (10): 1363.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Epidemiología y prevención de enfermedades prevenibles por vacunación. 13ª ed. Hamborsky J, Kroger A, Wolfe S, editores. Washington DC: Fundación de Salud Pública; 2015. 344.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Proteja a su bebé de por vida: cuando una mujer embarazada tiene hepatitis B. Octubre de 2010. https://www.cdc.gov/hepatitis/HBV/PDFs/HepBPerinatal- ProtectWhenPregnant.pdf.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Epidemiología y prevención de enfermedades prevenibles por vacunación. 13ª ed. Hamborsky J, Kroger A, Wolfe S, editores. Washington DC: Fundación de Salud Pública; 2015. 154-5.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Epidemiología y prevención de enfermedades prevenibles por vacunación. 13ª ed. Hamborsky J, Kroger A, Wolfe S, editores. Washington DC: Fundación de Salud Pública; 2015. 177.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Epidemiología y prevención de enfermedades prevenibles por vacunación. 13ª ed. Hamborsky J, Kroger A, Wolfe S, editores. Washington DC: Fundación de Salud Pública; 2015. 120.
  • Wagenvoort JH, Harmsen M, Boutahar-Trouw BJ, Kraaijeveld CA, Winkler KC. Epidemiología de las paperas en los Países Bajos. J Hyg (Londres). 1980 Dic; 85 (3): 313-26.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Casos reportados y muertes por enfermedades prevenibles por vacunación, Estados Unidos, 1950-2013. Epidemiología y prevención de enfermedades prevenibles por vacunación. Hamborsky J, Kroger A, Wolfe S, eds. 13ª ed. Washington DC: Fundación de Salud Pública; 2015. Apéndice E3.
  • de Boer AW, de Vaan GA. Curso leve de paperas en pacientes con leucemia linfoblástica aguda. Eur J Pediatr. 1989 de junio; 148 (7): 618-9.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Epidemiología y prevención de enfermedades prevenibles por vacunación. 13ª ed. Hamborsky J, Kroger A, Wolfe S, editores. Washington DC: Fundación de Salud Pública; 2015. 262,263,265,325,326.
  • McLean HQ, Fiebelkorn AP, Temte JL, Wallace GS; Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Prevención del sarampión, la rubéola, el síndrome de rubéola congénita y las paperas, 2013: resumen de las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP). MMWR. Junio ​​de 2013; 62 (RR-04): 17,24.
  • Young MK, Cripps AW, Nimmo GR, van Driel ML. Inmunización pasiva post exposición para prevenir la rubéola y el síndrome de rubéola congénita. Cochrane Database Syst Rev.2015 9 de septiembre; (9) CD010586: 3.
  • Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Inmunoglobulina contra la varicela-zoster para la prevención de la varicela: recomendaciones del Comité Asesor de Prácticas de Inmunización (ACIP). MMWR. 1984 febrero; 33 (7): 84-90,95-100.