Italian Italiano

El lado oscuro de la filantropía.

El lado oscuro de la filantropía.

Papeles CORVELVA El lado oscuro de la filantropía

Descarga la editorial en PDF


En 2014, en Kenia, algunos médicos y 27 obispos denunciaron al gobierno, la OMS y el UNICEF por haber administrado a un millón de mujeres una vacuna contra el tétanos que contiene un antígeno que produce anticuerpos abortivos.

En un momento en que la atención se centra en la búsqueda de la vacuna Covid-19 y los principales medios de comunicación están asumiendo la carga de resaltar toda la misericordiosa filantropía de personajes como Bill Gates y la búsqueda de la vacuna que salvará a la humanidad de extinción; en un momento cuando el dr. Tedros Ghebreyesus, director de la OMS, se compromete a recaudar fondos de varias naciones para ponerlos a disposición de la industria farmacéutica, tuiteando gracias a los jefes de estado que se adhieren a este tipo de gran evento filantrópico mundial; queremos pescar algunos esqueletos en el armario que, fatalmente, involucra a los mismos actores en el campo.

En particular, la mente se remonta a lo que sucedió en 2014 en Kenia, cuando algunos médicos y 27 obispos denunciaron al Gobierno, la OMS y el UNICEF por dar a un millón de mujeres una vacuna contra el tétanos que contiene un antígeno productor de anticuerpos. abortivos. Estas mujeres (incluidas muchas niñas) recibieron sin su conocimiento una vacuna experimental que pudo esterilizar a la población femenina. Pero vayamos en orden e intentemos reconstruir los hechos, teniendo en cuenta los nombres y las instituciones involucradas.
¿Por qué investigaron? ¿Qué estuvo mal? En primer lugar, los procedimientos para gestionar las vacunas y su administración: los viales llegaron escoltados por la policía, fueron administrados por operadores que también fueron escoltados, en lugar del personal médico habitual del hospital; Además, las dosis fueron de 5 en 6 meses, en comparación con las 3 distribuidas habitualmente a lo largo de los años y, sobre todo, los destinatarios de la campaña extraordinaria fueron solo mujeres y solo en edad fértil (14-49 años).

La alarma en abril fue levantada por la Asociación de Doctores Católicos y la Conferencia de Obispos del país que, sospechosos de la práctica y la falta de una emergencia de tétanos, habían analizado 6 muestras de vacunas en el laboratorio, descubriendo así que estas vacunas se produjeron uniendo la hormona Beta-Hcg, una hormona necesaria para el embarazo, al toxoide tetánico. De esta forma, el organismo activaría una respuesta de anticuerpos contra la misma hormona, evitando futuras concepciones. Se las arreglaron para enviar varias muestras de la vacuna a diferentes laboratorios y así encontrar la confirmación de sus sospechas.
Una declaración de la Asociación de Médicos Católicos de Kenia ha revelado que los resultados confirmaron su peor temor:

"La campaña de la OMS no tiene como objetivo erradicar el tétanos neonatal, sino que es un intento bien coordinado y efectivo de esterilización masiva para el control de la población"

Cabe señalar que UNICEF y la OMS distribuyen vacunas de forma gratuita en varios países en desarrollo y que también se proporcionan incentivos financieros para que los gobiernos participen en estos programas.
Cuando los fondos de las Naciones Unidas no son suficientes para comprar las cuotas anuales de vacunas, una organización iniciada y financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates, la GAVI, proporciona fondos adicionales para muchos de estos programas de vacunación en "países pobres".

Uno se pregunta: ¿son los grandes benefactores que ahora se están gastando para ofrecernos una droga experimental contra lo que les parece la epidemia del milenio, son los mismos que perpetraron estos crímenes contra la humanidad hace solo unos años?
¿Qué nos recuerdan estos hechos? Quizás sea posible un paralelo interesante con lo que sucedió en Italia, siguiendo los análisis que Corvelva realizó en varios viales y lotes de vacunas: el denominador común es el producto, la vacuna, que no se desea y, por lo tanto, nunca debe cuestionarse . Las similitudes aumentan cuando leemos una declaración de los médicos de Kenia, quienes denuncian los intentos de intimidación sufridos, con amenazas de medidas disciplinarias contra los propios médicos. Muy familiar, si pensamos en la actitud inquisitiva de los últimos años contra aquellos que se han permitido en Italia expresar dudas con respecto a la práctica de la vacunación masiva.
Allí, sin embargo, la historia tuvo un final diferente, ya que el gobierno se vio obligado a poner fin a la experimentación en curso. Por otro lado, los propios médicos parecen menos propensos a colgarse de los labios de las compañías farmacéuticas y las organizaciones internacionales que aquí.
Parece extraño que un occidental piense que en África hay médicos y ciudadanos que no confían ciegamente en la OMS y las organizaciones "humanitarias" (ONG), porque estamos acostumbrados a una narrativa que requiere que instituciones como la OMS sean salvíficas, que la población, especialmente en los países más pobres, ore por más vacunas y más ayuda. Estamos acostumbrados a imaginar una población que no espera nada más que ser inundada con programas de vacunación, incluso experimentales, porque esta sería la única salvación para ellos. Esto es lo que intentan convencernos. Y en cambio, aquí están las palabras de Stephen Karanja, presidente de la Asociación de Médicos Católicos de Kenia:

"La Iglesia africana es consciente de que no se puede confiar ciegamente en la OMS ... La campaña iniciada aquí es idéntica a la que se llevó a cabo en Filipinas, México y Nicaragua, patrocinada por los mismos organismos".

Recordamos, de hecho, que la misma dinámica ya había ocurrido en estos países en los años 90.
Por lo tanto, parece que aquellos que siempre nos han sido presentados como los más necesitados de ayuda también están acostumbrados a desconfiar de los llamados benefactores y esto por una razón muy simple y clara: estas instituciones habrían sido protagonistas en la historia reciente de iniquidades, de las cuales, sin embargo, el resto el mundo apenas llega a saberlo. Entonces, dado que hoy todos están financiando a estos mismos personajes, esperando su ayuda, es necesario profundizar un poco más.

Para aquellos que lo deseen, adjuntamos al artículo que encuentran en el sitio web una entrevista oficial de septiembre de 2017 por Raila Odinga (https://youtu.be/qrSnNwoVS-g), Primer ministro de Kenia de 2008 a 2013, que explica lo que sucedió y confirma la veracidad de las acusaciones: escúchelo, sus declaraciones son bastante pesadas.

En conclusión, reiteramos que el aumento de la desconfianza hacia las instituciones nacionales e internacionales, hacia las ONG filantrópicas y hacia algunas políticas de salud, es el resultado de un sistema que durante años ha desarrollado y patrocinado programas también en contraste con las libertades personales. En este preciso período histórico en el que la política se debilita, la idea de que la oligarquía escientocrática misma, o peor, la filantropía dictatorial, puede dictar las políticas mundiales de salud, nos asusta mucho.


Infertilidad: una agenda diabólica


fuentes:

Imagen

Suscríbete al boletín de noticias

Recuerde confirmar su suscripción con el enlace que encontrará en los correos electrónicos que le enviamos

Política de Privacidad
0
Acciones

Estas interesado

Síguenos también en nuestros canales sociales ...

0
Acciones