Italian Italiano

FOIA: tenemos la confirmación definitiva de que el daño de la vacuna se oculta sistemáticamente

FOIA: tenemos la confirmación definitiva de que el daño de la vacuna se oculta sistemáticamente

Quienes nos siguen recordarán que una de las iniciativas legales llevadas a cabo por Corvelva se refería al acceso a los documentos relativos a la indemnización por daños por vacunación. El tema siempre ha estado particularmente cerca de nuestros corazones, teniendo en cuenta que sabemos con certeza que al menos 3 eventos adversos que llevaron a la muerte de niños venecianos nunca se contaron ni aparecieron en los informes de Canale Verde (canal de referencia para la evaluación de daños causados ​​por las vacunas y para la publicación de informes sobre la seguridad de las vacunas y los eventos adversos registrados en Véneto). De ahí la obsesión por investigar el funcionamiento efectivo del sistema de vigilancia conectado al sistema de compensación de daños (aquí puede volver sobre la historia completa relacionada con nuestras solicitudes de FOIA en la sección correspondiente del sitio).

La noticia que les damos hoy es que el Lazio TAR finalmente ha rechazado nuestra apelación, confirmando oficial y definitivamente que los datos relativos a la compensación L.210 / 92 no son procesados ​​por el Estado. Pero repasemos brevemente los hechos, porque hemos estado tratando de obtener respuestas durante 3 años, inexistentes ahora podemos decir.

Fue en 2019 cuando, después de haber realizado la primera solicitud de acceso a los documentos, en la Región de Veneto, obtuvimos la primera respuesta, que certificó 40 sujetos indemnizados en Veneto de 2001 a 2015 con un promedio de casi 3 indemnizados cada año, de cual 3 despues de una muerte (aquí puedes leer en detalle) y lo repetimos, todo oculto por el sistema de farmacovigilancia de la Región del Véneto, Canale Verde.

Lamentablemente, la respuesta obtenida fue sólo parcial, ya que la Entidad que se ocupa de las indemnizaciones argumentó que, para facilitarnos los demás datos (por ejemplo, qué vacunas causaron el daño), se verían obligados a "paralizar sustancialmente el buen funcionamiento de la actividad institucional de la Oficina de Compensación”.
Sin embargo, este hecho desmintió oficialmente el sistema de farmacovigilancia de la región, Canale Verde, que siempre ha omitido las muertes, nunca reportadas en los informes periódicos.
No satisfechos, decidimos hacer la misma solicitud de acceso a los documentos, con las mismas preguntas, en el ministerio de salud, para obtener un dato nacional.

Resultado: después de dos años la respuesta que nos llegó fue que en Italia SOLO 648 sujetos fueron indemnizados. Objetivamente no fue suficiente para nosotros...

foya 1

El Ministerio de Salud nos comunicó esa cifra y afirmó no poder respondernos más, pero los datos, como puede leer arriba, se referían a aquellos que habían obtenido la compensación adicional de la Ley de 29 de octubre, n. 229, y no el reconocimiento primario del daño según la Ley 210/92. Recordamos a todos que la Ley 210/1992 es la ley que regula el reconocimiento de los daños vacunales (incluidos los daños por hemoderivados), ya sean causados ​​por daños irreversibles o por muerte. La ley es muy clara, consta de 8 artículos y puedes leerla quiénes. Se adiciona la Ley 210/1992 a la Ley 229/2005 que trata de indemnizaciones adicionales en proporción a la magnitud del daño de la vacuna, integrando la Ley 210/92, esta indemnización es adicional y debe solicitarse por separado (para que quede claro, quién fallecerá nunca tendrá derecho al 229, ni lo tendrá quien, quizás por desconocimiento de la ley, no haya hecho una posterior y correcta solicitud de justa indemnización) por lo que los datos del 648 indemnizado no fue ni es exhaustivo ni representativo del número real de víctimas reconocidas por el estado!!! No solo eso, también está completamente fuera de las estadísticas e indica una voluntad política e institucional para negar y ocultar el daño de la vacuna.

Evaluar todas las alternativas posibles, habíamos decidido apelar tanto a la Comisión de Acceso a Documentos Administrativos de la Presidencia del Consejo de Ministros, como a la ANAC. Mismo resultado. En definitiva, otro muro más de goma. ¿Nos hemos dado por vencidos? No. Se procedió con una solicitud de reexamen al ministerio, sobre las mismas cuestiones. Y aquí está la respuesta oficial del ministerio.: “Los requerimientos de esta Asociación requieren una importante actividad de preparación, organización, elaboración e interpretación que la administración debe realizar específicamente para poner a disposición los datos solicitados. Estos datos, que, cabe señalar, no están disponibles directamente: la oficina 4 de la citada Dirección General realiza, de hecho, la liquidación de indemnizaciones y litigios relacionados con la misma y para atender la solicitud en cuestión debe destinar recursos a en detrimento de la 'actividad ordinaria de liquidación, ya suficientemente gravada por la ejecución de las numerosas condenas judiciales, incluidas las condenas de cumplimiento por parte de las TARs'.

Tómese el tiempo para volver a leer la respuesta y evaluar sus admisiones implícitas.

Por lo tanto, la oficina responsable no supo respondernos porque no procesa los datos y porque está demasiado sobrecargado. "De la ejecución de las numerosas condenas judiciales". De aquí surgió una pregunta legítima: ¿han impuesto la vacunación obligatoria sancionada por la Ley 119/2017 sin tener datos reales de la relación riesgo/beneficio?! Y nuevamente: ¿la firma de cada consentimiento informado lleva implícita en sí misma una falta de información que no permite que sea completo en su forma?  (aquí el artículo "Dañado y oculto: Usaremos el TAR para saber cuántos están dañados por las vacunas en Italia")

Concluyeron señores diciendo que contra su decisión de no dar los datos podíamos acudir al TAR, y así lo decidimos.

Hoy les informamos que el recurso fue rechazado pero a la vez obtuvimos la admisión de que el ministerio de salud no se ocupa en modo alguno de procesar los datos de compensación, ni de saber qué daño han causado las vacunas obligatorias. los años, ni qué vacunas los provocaron, ni ningún otro dato: estos datos simplemente no existen.

Algunos pasajes más que significativos de la sentencia que desestima el recurso de apelación de la TAR:

"Efectivamente faltan los datos e información solicitados por la asociación recurrente, ya que son elementos que requeriría una actividad preventiva de identificación, investigación, análisis y elaboración (por lo tanto un trabajo ad hoc de las respectivas oficinas ministeriales). Actividad de formación de datos que, sin embargo, como se señala en la citada nota ministerial (que como acto público tiene plena fe hasta una denuncia por falsificación), nunca ha sido iniciado por la administración estatal insinuada”.
"En el presente caso se trata pacíficamente ante datos no retenidos precisamente porque nunca fueron procesados y por lo tanto capacitados; "
"entonces no es un problema ligado a posibles dificultades para encontrar los datos sino, más bien, de la existencia concreta de los datos en sí"
"Desde una perspectiva diferente pero complementaria, también debe considerarse que la solicitud de la asociación solicitante está, en una inspección más cercana, dirigida no tanto a ejercer una forma de control generalizado sobre el trabajo de la AP (...) sino más bien a activar un verdadero instrumento propulsor de la actividad administrativa en el sentido antes señalado. Esto resulta completamente inadmisible” (…)
“A lo sumo, una actividad similar de investigación y análisis podría surgir de los procedimientos de control más propios de la actividad política reservada a las Cámaras (por ejemplo, consultas sobre asuntos de interés público de conformidad con el artículo 82 de la Constitución) y nunca de una respetable pero todavía simple solicitud de acceso cívico remitida por una asociación de ciudadanos como ésta. En conclusión, el recurso, por todas las razones expuestas, es infundado y debe ser desestimado.
“El Tribunal Administrativo Regional de Lazio (..) que se pronuncia definitivamente sobre el recurso, como en el epígrafe propuesto, lo rechaza. Condena a la asociación demandante al reembolso de las costas del litigio, que se cuantificarán en la suma global de 2.500 € (dos mil quinientos/00)."

En resumen: los datos no están, los datos relativos a los daños vacunales reconocidos e indemnizados/compensados ​​no existen porque no se procesan. Esto a pesar de que existe una ley que obliga a las vacunas pediátricas, a pesar de que en base al estado de vacunación existen hoy limitaciones a las libertades personales y al derecho al trabajo y debemos "conformarnos" con un dato parcial vinculado a otra ley...

Hemos obtenido la certificación de la TAR de que nadie en el Ministerio de Salud se ocupa de estos temas. Es imposible obtener los datos de cuántos y en total están realmente dañados por las vacunas en Italia. Se rechaza nuestro recurso porque es inadmisible por nuestra parte pretender que los datos sean objeto de un tratamiento especial. Los datos que buscamos no existen y no corresponde al juez imponer su tratamiento. A lo sumo debería ser la Cámara la que lo solicite, no nosotros pero, cosa que no encuentras en la sentencia, cada vez que un parlamentario se ha acercado a nuestra Asociación, siempre hemos pedido que se tramitara nuestra petición... nunca nadie hecho.


profundización

En este período se habló de una enmienda aprobada por la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, al decreto-ley de 26 de noviembre de 2021, n. 172: “Para los sujetos sujetos a la obligación de vacunación conforme a este decreto que hayan reportado, con motivo de la vacunación para la prevención de la infección por SARS-CoV2, lesiones o enfermedades de las que haya resultado una afectación permanente de la integridad psicofísica, se estará a lo dispuesto en la ley del 25 de febrero de 1992, n. 210 se aplica ". 
Nos gustaría subrayar que esta compensación se refiere única y exclusivamente a daños irreversibles, como se ha dicho, deficiencias permanentes; además, lo venimos diciendo desde hace años, la ley 210/92 es un títere para permitir que el Estado pretenda hacerse cargo de quienes, habiendo seguido las recomendaciones u obligaciones decididas por las instituciones, sufren daños irreversibles.
De hecho, la experiencia y la evidencia indican sin duda que obtener el reconocimiento, primero, y la reparación, después, es una empresa improbable y que la responsabilidad de probar el daño recae en todos los aspectos sobre las familias, incluso desde el punto de vista económico. Además, el Ministerio de Sanidad siempre ha demostrado que está dispuesto a todo para no tener que pagar indemnizaciones, o retrasar todo lo posible el desembolso de la indemnización/indemnización, recurriendo a la casación. No en vano, en su respuesta el ministerio escribió precisamente que la dirección general era "gravado por la ejecución de numerosas condenas judiciales, incluyendo condenas de cumplimiento por parte de las TARs”. Bueno, si hay una sentencia de cumplimiento del TAR, significa que una familia tuvo que apelar porque no se emitió la indemnización. Quizás era dinero necesario para el tratamiento del herido pero, obviamente, esas no son cosas que le interesen al ministerio.

Imagen

Suscríbete al boletín de noticias

Recuerde confirmar su suscripción con el enlace que encontrará en los correos electrónicos que le enviamos

Política de Privacidad
0
Acciones

Estas interesado

Síguenos también en nuestros canales sociales ...

0
Acciones