Respuesta al Honorable Giorgio Trizzino

Respuesta al Honorable Giorgio Trizzino
(Tiempo de lectura: 2-4 minutos)

"En 40 años como médico, he visto a niños morir de sarampión, meningitis, etc., pero nunca he visto a niños perder la vida debido a complicaciones posteriores a la vacunación".

El Honorable Giorgio Trizzino aborda así el tema de la libertad de vacunación, un espejo perfecto de la calidad médica italiana. La Asociación Corvelva ha estado luchando durante varios años para ver a las familias garantizadas justicia y específicamente, siempre, de manera dura y decisiva, ha tratado de oponerse al negacionismo desenfrenado en la atención médica.
Estas dos líneas simples se pueden leer en el último informe Canale Verde (el sistema de farmacovigilancia específico de la región del Véneto y se considera único en calidad y excelencia):

"No se informaron muertes causalmente relacionadas en los 22 años de observación, lo que confirma la seguridad de las vacunas y los procedimientos de vacunación en esta región".

Esta frase es la misma expresión de un medicamento fallido, hoy muy bien representado por el honorable Giorgio Trizzino, en el que no solo se niega el daño de la vacuna sino también la muerte por las vacunas. Con el tiempo, hemos encontrado los casos de al menos 3 familias cuyos hijos han muerto como resultado de las vacunas (cientos son aquellos cuyos hijos han sido dañados y quién sabe cuántos no han sido reconocidos por incapacidad médica).

Estos niños murieron tres veces: el día de la muerte, el día en que la medicina intentó negar la conexión, y hoy gracias a Giorgio Trizzino.
Marco Scarpa, nacido el 7 de mayo de 1994 y fallecido el 2 de marzo de 1996 debido a la vacuna; Emiliano Rapposelli nació el 6 de noviembre de 2001 y murió el 14 de febrero de 2003 debido a la vacuna; Francesco Zago nació el 26 de junio de 1997 y murió el 1998 de marzo de 210 debido a la vacuna. Estos tres niños que viven en Veneto son solo una gota de los casos reales, no se nos da la estimación verdadera y comprobada porque todavía se omiten de los informes oficiales de la excelente región de Veneto a pesar de estar TODOS certificados por la Ley 92/XNUMX.

Una pregunta surge espontáneamente a la luz de los datos y las declaraciones realizadas, ¿podría ser que Trizzino, que ha trabajado en el sistema de salud de Palermo durante 40 años, no puede reconocer una reacción adversa? Sicilia, según los datos de AIFA, tiene una tasa de notificación por 100.000 habitantes de 13,2 (666 informes en 2017), lo cual es bastante desalentador en comparación con otras regiones tradicionalmente libres en la elección de vacunas como Veneto, cuya tasa de los informes por 100.000 habitantes son 39,8 con informes de 1952 de sospechas de reacciones adversas en el año 2017. Perdón si reiteramos estos datos, pero la diferencia entre las regiones en la tasa de informes indica la falta de atención y probablemente el hecho de que el daño de la vacuna, aunque solo sea sospechosa, no se tiene en cuenta: quizás muchos niños han pasado por el hospital de Palermo con sospechas de reacciones adversas que no se han reconocido debido a su incapacidad ...

También entendemos que, en ausencia de argumentos, a menudo hay una tendencia a deslizarse sobre lo obvio: un día, tal vez en un futuro lejano, el Sr. Trizzino tendrá la bondad de explicarnos cuán obligatorio es un elemento esencial de seguridad, cómo forzar una banda La población muy limitada, que 0-6, para el tétanos, la hepatitis B, la tos ferina (cuya inmunización no impide la propagación de la bacteria) puede encontrar cientificidad. Realmente nos gustaría entender cómo el honorable Director de Salud e higienista, Trizzino, piensa en salvar al mundo al obligar a la vacuna, pero queremos datos y números.

Honestamente, nos da vergüenza tener médicos como Trizzino, incapaces de entender que los primeros en fomentar la duda sobre las vacunas son ellos mismos negando el daño, reconocido en varias ocasiones, y la posibilidad misma del daño, también testificada por la ley del Estado italiano.

Grumolo delle Abbadesse, 6 de agosto de 2018
Asociación Corvelva