Análisis metagenómicos en Hexyon

Análisis metagenómicos en Hexyon

Con estos análisis llegamos a la conclusión del primer nivel de detección de la vacuna Hexyon


Puntos focales de los resultados.

Análisis de ADN:

  • ADN de cultivos bacterianos utilizados para la producción de toxinas (difteria, tétanos y tos ferina) y antígenos de Haemophilus influenzae B: Este ADN es inmunogénico y puede estimular la formación de citocinas inflamatorias y, por lo tanto, contribuir a una inflamación constante tanto en el sitio de inyección como sistémico. Se plantea la cuestión de si estos fragmentos son potencialmente capaces de causar reacciones autoinmunes e integrarse en el ADN humano causando mutaciones. Dado que el aluminio adyuvante también está presente en la vacuna, es muy probable que estos fragmentos estén relacionados con el aluminio, lo que protege su degradación al mejorar su efecto biológico y toxicológico, aún en gran parte desconocido.

  • Monkey DNA Cercopithecidae: Este ADN puede derivarse de las células Vero, es decir, inmortalizado. Este ADN se encuentra en las trazas y se degrada, por lo que no debería poder integrarse en el ADN del huésped. El hecho es que su presencia es una prueba de la reacción incompleta de formaldehído y glutaraldehído sobre el material genético, que en su lugar debería destruirse por completo, y la presencia de aluminio, como para el otro material genético, puede hacerlo estable a la degradación con el tiempo. , ampliando los posibles efectos tóxicos.

Análisis de virus adventicio:

  • Los fagos: fago tetánico (fago de Clostridium phiCT453A). Potencialmente puede causar enfermedades autoinmunes, especialmente si está relacionado con el aluminio.

  • Vectores utilizados para la clonación, incluido el vector SV40: estos son fragmentos de ARN que probablemente provienen del proceso de producción del antígeno de la hepatitis B NB: en este caso, SV40 no es el virus adventicio que se encontró en la vacuna atenuada contra la poliomielitis, sino un vector que normalmente se utiliza para el recombinación genética para la producción de vacunas de ingeniería. Se desconoce la toxicología de estos fragmentos pero, si se usan para integrar fragmentos de material genético, también podrían integrarse en el ADN del huésped. Como la cantidad es muy pequeña, el efecto biológico no es imposible de definir.
    Sigue siendo imposible definir la toxicidad de esta contaminación vinculada al aluminio.

Análisis de ARN:

  • ARN de cultivos bacterianos utilizados para la producción de toxinas (difteria, tétanos y tos ferina) y antígenos de Haemophilus influenzae B: Lo anterior se aplica al ADN. En realidad, el ADN y el ARN bacterianos se degradan parcialmente por el efecto del formaldehído y, por lo tanto, a partir de estos datos no es posible comprender si pueden integrarse en el ADN, mientras que es muy probable que puedan causar inflamación persistente y autoinmunidad. .

  • ARN mono: El ARN puede ser capaz de formar proteínas, pero éstas no se han detectado en la espectrometría de masas (o porque están por debajo del límite de nanogramos, o porque están vinculadas al aluminio y, por lo tanto, no pueden secuenciarse ni identificarse, o porque este ARN no está de trabajo). Al igual que con el ARN bacteriano, puede unirse al aluminio y causar autoinmunidad e inflamación.

  • Poliovirus 1 y 2: se supone que están desactivados por el formaldehído y, por lo tanto, no son infecciosos, sin embargo, la pregunta siempre se aplica: aleaciones de aluminio pueden ser neurotóxicas? En la hoja técnica, escribe que el poder del poliovirus se define por la efectividad del antígeno D. La respuesta recibida por EMA (siempre con referencia a nuestros primeros análisis de agosto de 2018) deja en claro que los genomas de los virus ya no deberían encontrarse.

conclusiones

En general, este análisis nos dice que, en comparación con Infanrix hexa (el otro hexavalente analizado), el tratamiento con formaldehído es mucho más suave y hay material genético de los cultivos iniciales, que no debería estar allí en absoluto. Esto puede presentar un riesgo potencial de autoinmunidad, inflamación local y sistémica, mutaciones genéticas.


Bibliografía

  • J Am Soc Nephrol. Diciembre de 2004; 15 (12): 3207-14. Fragmentos de ADN bacterianos cortos: detección en dializado e inducción de citocinas. Schindler R1, Beck W, Deppisch R, Aussieker M, Wilde A, Göhl H, Frei U.
  • PLoS Genet. 2013; 9 (10): e1003877. Una revisión de la transferencia lateral de genes entre bacterias y animales puede informar nuestra comprensión de enfermedades como el cáncer. Robinson KM1, Sieber KB, Dunning Hotopp JC.
  • PLoS Comput Biol. 2013; 9 (6): e1003107. La transferencia lateral de genes de bacterias y células somáticas humanas se enriquece en muestras de cáncer. Riley DR1, Sieber KB, Robinson KM, White JR, Ganesan A, Nourbakhsh S, Dunning Hotopp JC.
  • PLoS One. 2017 11 de agosto; 12 (8): e0182909. La patogenómica comparativa de Clostridium tetani. Cohen JE1, Wang R2, Shen RF2, Wu WW2, Keller JE1.
  • Frente Microbiol. 2018 de junio de 27; 9: 1394. Más allá de las bacterias: las interacciones bacteriófago-huésped eucariota revelan paradigmas emergentes de salud y enfermedad. Chatterjee A1, Duerkop BA1.

Descargar: CORVELVA-Informe-análisis-metagenómica-de-Hexyon.pdf