Novartis es buscado y el sospechoso es una estafa con vacunas contra la influenza

Novartis es buscado y el sospechoso es una estafa con vacunas contra la influenza
(Tiempo de lectura: 3-5 minutos)

NOVARTIS, la multinacional farmacéutica suiza hasta hace unos años considerada entre las más intactas del mundo, pudo haber defraudado al estado italiano al inflar los precios de la vacuna Focetria, utilizada para contrarrestar en 2009 el riesgo de pandemia asociado con la cepa de gripe AH1N1 (gripe porcina ), y quizás también los precios de la vacuna Fluad, utilizada contra las influencias estacionales. Ambas vacunas se producen en la planta Novartis Vaccines and Diagnostics en Siena, que se vendió a Glaxo en abril. Ayer, los Nas carabinieri lo registraron, al igual que la sede italiana de Novartis Farma en Origgio (Varese). El fiscal de Siena Aldo Natalini plantea la hipótesis del delito de fraude agravado contra el Estado contra el CEO de Novartis Vaccines and Diagnostics, Francesco Gulli. La compañía está bajo acusación por el delito administrativo relacionado con el delito de fraude.

MENSAJE
Es un momento difícil para Novartis. En marzo con Roche, Antitrust impuso una multa de 180 millones por un acuerdo del cártel sobre el tratamiento de las maculopatías que durante años impuso el uso de los muy caros Lucentis (producidos por Novartis) a expensas del Avastin más barato. Luego vino el reclamo de indemnización de mil millones y 200 millones del Ministerio de Salud. Ahora el acuerdo de vacunas explota. Tanto la Focetria contra la gripe porcina como la Fluad contra las influencias estacionales contienen el adyuvante MF59, que es un componente esencial. El MF59 se produce en la fábrica Novartis Pharma GmbH en Alemania. Sin embargo, de las facturas, Novartis Usa lo compra. Durante una auditoría fiscal, los inspectores de la Agencia Tributaria descubrieron que la fábrica alemana suministra el MF59 a 660 euros por litro, mientras que las facturas estadounidenses muestran un precio de 3.964 euros por litro, un 500% más. Los carabinieri del Nas de Florencia han investigado más a fondo, comprobando que el principio activo siempre ha venido de Alemania: solo las facturas se han triangulado entre Alemania - Estados Unidos - Italia, con un aumento vertiginoso en los precios. Según las acusaciones, por lo tanto, estamos en presencia de un mecanismo de sobrefacturación intragrupo, gracias al cual el Ministerio de Salud, el comprador de las vacunas, fue engañado.

Como suele suceder, la estafa habría sido favorecida por la emergencia. El 11 de junio de 2009, la Organización Mundial de la Salud declaró el estado pandémico relacionado con la nueva cepa de influenza AH1N1. El Ministerio de Salud estableció una Unidad de Crisis que previó, sin las medidas adecuadas, la posibilidad de que ocurrieran 9 millones de casos de gripe porcina en Italia, cuya letalidad se evaluó en el orden de 0,1 / 0,5 muertes por 1000 personas afectadas. Por lo tanto, la Unidad de Crisis sugirió vacunar rápidamente al 40% de la población italiana, 24 millones de personas. Entre el 17 y el 21 de julio, el subsecretario de Protección Civil, Guido Bertolaso, manifestó el interés del Gobierno en Novartis y Sanofi Pasteur para comprar 24 millones de dosis de la vacuna contra la gripe. El 31 de julio, el Primer Ministro Silvio Berlusconi encargó al Ministerio de Salud que comprara las vacunas con el procedimiento de mayor urgencia. La tarea de producirlos fue encomendada a Novartis, que en 2007 registró una vacuna precursora del anti AH1N1 en la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA). La sección de control central del Tribunal de Cuentas, reconociendo "la naturaleza excepcional y la urgencia de la intervención", decidió aprobar el contrato de suministro con Novartis, aunque la equidad de los precios acordados no había sido certificada. El juez de la cuenta fue Vittorio Giuseppone, quien fue arrestado el 3 de junio por corrupción en la investigación de Mose.

El precio acordado con Novartis por las 24 millones de dosis de vacuna fue de 184 millones y 800 mil euros. En 2010, después de comprar más de 12 millones de dosis, y dado que el desafortunado evento de pandemia se había limitado a un caso en Italia, el Ministerio de Salud le pidió a Novartis que dejara de suministrar los otros 12 millones de vacunas aún no producidas. , por un valor de más de 97 millones. Novartis se volvió hacia el alquitrán. El Ministerio decidió buscar una transacción. El acuerdo se alcanzó en 2012. Para justificar sus costos, Novartis presentó las facturas estadounidenses del adyuvante MF59 (aquellas en las que el precio supuestamente se infló en un 500%). Sobre esa base, el Ministerio cerró el acuerdo pagando casi 20 millones de euros: 2 millones 700 mil euros demasiado, según el Nas. Y no solo eso. Los carabinieri creen que el precio acordado en el origen, en 2009, para la vacuna contra la gripe porcina, 7 euros por dosis, se vio afectado por el aumento artificial en el precio del adyuvante MF59. Si es así, multiplicar el aumento artificial por más de 12 millones de dosis de vacunas compradas conduce a daños en el estado de más de 16 millones de euros. Actualmente se está evaluando la estimación de cualquier daño causado por la sobrecarga del adyuvante MF59 aplicado a las vacunas contra la gripe estacional. En una nota, Novartis afirma que "su trabajo está, y siempre ha estado, basado en el pleno cumplimiento de la ley y las disposiciones actuales".


fuente: https://ricerca.repubblica.it/repubblica/archivio/repubblica/2014/06/21/perquisita-la-novartis-il-sospetto-e-di-truffa-sui-vaccini-per-linfluenzaFirenze02.html