¿Puede la vacuna contra la hepatitis B causar lesiones y la muerte?

¿Puede la vacuna contra la hepatitis B causar lesiones y/o la muerte?

¿Puede la vacuna contra la hepatitis B causar lesiones y/o la muerte?

En 1981, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) autorizó una vacuna contra la hepatitis B derivada del plasma que contenía antígenos tomados de individuos infectados. Esta vacuna fue posteriormente retirada del mercado porque, como todas las vacunas producidas a partir de sangre humana, era capaz de transmitir virus no deseados y potencialmente peligrosos. En 1986 se autorizó la primera de una serie de vacunas genéticamente modificadas (ADN recombinante).
Numerosos estudios han investigado la probabilidad de que quienes recibieron la vacuna derivada del plasma también pudieran haber recibido virus no deseados, especialmente el VIH, el precursor del SIDA.(1-2) Además, los estudios clínicos para certificar la seguridad de la actual vacuna contra la hepatitis B sólo se llevaron a cabo en 147 niños sanos y se controlaron tan solo 5 días después de su administración.(3) Esta no es una muestra lo suficientemente grande ni un período lo suficientemente largo para determinar la verdadera incidencia de eventos adversos. Las propias empresas fabricantes han admitido que "el uso generalizado de la vacuna podría provocar la aparición de reacciones adversas no observadas en los ensayos clínicos".(4)
Incluso los sujetos adultos fueron monitoreados solo durante cinco días después de la vacunación y, a pesar de esto, todavía se reportaron efectos sistémicos como artralgia, mialgia, parestesia, dolor de espalda y cuello, linfadenopatía, dolor de cabeza, fiebre, malestar general, escalofríos, vómitos, diarrea, abdomen. dolor, infecciones del tracto respiratorio superior, dolor de oído e hipotensión.(5)
A pesar de las fichas técnicas oficiales y otros documentos que propagan(6) la vacuna contra la hepatitis B, tienden a minimizar o negar reacciones adversas graves, numerosos estudios publicados en revistas médicas y científicas de todo el mundo e informes enviados al VAERS(7) confirmar diversas patologías como consecuencia de la vacunación. Algunos de estos estudios se resumen a continuación.


artritis

En 1990, poco después de la introducción de la vacuna contra la hepatitis B, el British Medical Journal documentó un vínculo entre la vacuna y la poliartritis, una inflamación dolorosa de cinco o más articulaciones.(8) El mismo año, el Journal of Rheumatology publicó un artículo sobre la artritis reactiva después de la vacunación contra la hepatitis B.(9)

En 1994, el British Journal of Rheumatology publicó datos que documentaban la artritis reumatoide después de la vacuna.(10) y el BMJ publicó tres informes más que confirman el vínculo entre la vacuna y la artritis reactiva.(11-12) En 1995, se publicaron dos estudios en el Scandinavian Journal of Rheumatology que confirmaban casos de artritis posvacunación.(13-14) y ese mismo año el Irish Medical Journal documentó el vínculo con la artropatía.(15) En 1997, el British Journal of Rheumatology publicó otros dos estudios que documentaban varios casos de poliartritis inflamatoria tras la vacuna.(16-17) y en 1998 el Journal of Rheumatology confirmó nuevamente la artritis reumatoide.(18) También ese año, la revista francesa Revue de Médecine Interne publicó un estudio sobre la enfermedad de Still que comienza en la edad adulta -un tipo raro y doloroso de artritis- después de la vacunación contra la hepatitis A y B.(19) En 1999, Reumatología documentó trastornos reumatológicos tras la vacuna.(20) y en 2000, el Colegio Americano de Reumatología publicó una investigación en la revista revisada por pares Arthritis & Rheumatology que documentó el síndrome de Sjogren, una forma rara de artritis crónica, después de la vacunación contra la hepatitis B.(21)


Enfermedades autoinmunes y neurológicas, incluida la esclerosis múltiple.

En 1983, el New England Journal of Medicine publicó un estudio que demostraba la aparición de polineuropatía (mal funcionamiento simultáneo de numerosos nervios) después de la vacunación contra la hepatitis B.(22) En 1988, el American Journal of Epidemiology informó múltiples “eventos neurológicos adversos” después de la vacuna, incluidos numerosos casos de síndrome de Guillain-Barré, radiculopatía lumbar, neuropatía del plexo braquial, neuritis óptica y mielitis transversa.(23) El mismo año, la revista Archives of Internal Medicine documentó nuevamente la miastenia gravis, una enfermedad neuromuscular autoinmune crónica grave, después de la vacunación contra la hepatitis B.(24)
En 1991, The Lancet publicó un informe que documentaba la desmielinización del sistema nervioso central después de la vacuna.(25) y en 1992 Nephron publicó datos que vinculaban la vacunación con el lupus eritematoso sistémico, una enfermedad autoinmune crónica que afecta múltiples órganos.(26) También en 1992, la revista Clinical Infectious Diseases publicó un estudio que vinculaba el síndrome de Evans, una rara enfermedad autoinmune y sanguínea con una alta tasa de mortalidad, con la vacuna.(27) y la revista francesa Thérapie volvió a publicar un estudio sobre la "parálisis facial periférica" ​​tras la administración del fármaco.(28) Además, Infectious Disease News publicó un informe que indica numerosos casos de daño neurológico parecido a la esclerosis múltiple.(29) y en 1993 apareció un artículo en el Journal of Hepatology sobre la mielitis transversa (inflamación de la médula espinal) después de la vacunación contra la hepatitis B.(30) Ese mismo año el periódico francés La Nouvelle Presse Médicale publicó datos que confirmaban la "mielitis aguda" posvacunación.(31) y Enfermedades Infecciosas Clínicas documentaron la “esclerosis múltiple clásica”.(32) En 1994, Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine publicó datos que vinculaban el lupus con la vacuna.(33) y la revista Acta Neurologica Scandinavica publicó un informe sobre la ataxia cerebelosa aguda (pérdida grave del equilibrio y la coordinación motora) tras la vacunación en cuestión.(34)

En 1995, se informó sobre la desmielinización del sistema nervioso central en el Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry.(35) y en el American Journal of Neuroradiology mielitis. Los autores del último estudio señalaron que es posible que los eventos adversos de esta naturaleza no se notifiquen porque los síntomas llegan tarde.(36) En 1996, tanto Nephron como la revista francesa Annales de Dermatologie et de Vénéréologie publicaron estudios que atestiguaban la correlación entre el lupus eritematoso y la vacuna contra la hepatitis B.(37-38) El mismo año, el Journal of Hepatology publicó un informe sobre su relación con la leucoencefalitis, una inflamación de la sustancia blanca del cerebro.(39) En 1996, el New England Journal of Medicine documentó la crioglobulinemia posvacunación, una rara enfermedad autoinmune que altera la circulación, provoca hemorragias y otros problemas.(40)
La autoinmunidad inducida por vacunas fue certificada en el Journal of Autoimmunity(41) y en 1997 el Indian Journal of Pediatrics publicó un estudio que vinculaba el síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad autoinmune que causa daño a los nervios, debilidad muscular y parálisis, con la vacuna.(42) El mismo año, el Journal of Korean Medical Science documentó la mielitis aguda.(43) y también surgió el vínculo con la "neuropatía del nervio mental".(44)

Luego aparecieron en JAMA datos sobre 46 personas, en su mayoría mujeres, que habían perdido el cabello después de la vacuna contra la hepatitis B.(45)
En 1998, se documentaron lupus eritematoso y trombocitopenia en sujetos vacunados.(46) y en 1999 más alopecia en el American Journal of Gastroenterology.(47) El mismo año, Autoimmunity documentó una polineuropatía desmielinizante, mientras que Neurology publicó datos que vinculaban la esclerosis múltiple y la encefalitis con la vacuna.(48-49) También en 1999, La Nouvelle Presse Médicale escribió sobre la mielitis cervical posvacunación.(50) y en 2000 se habló de la esclerosis múltiple en Neurología.(51) También en 2000, la Revista de la Asociación Médica de Tailandia escribió sobre el síndrome de Guillain-Barré después de la vacuna de ADN recombinante contra la hepatitis B.(52) y en 2001 la Clínica de Enfermedades Infecciosas documentó leucoencefalitis.(53) En 2004, Neurología publicó un estudio que mostraba la asociación entre la vacuna y un riesgo estadísticamente significativo de esclerosis múltiple;(54) en 2006, el Chinese Medical Journal también documentó la esclerosis múltiple.(55) En 2008, Neurology publicó dos estudios que mostraban una correlación estadísticamente significativa entre la vacunación contra la hepatitis B en niños y el desarrollo de esclerosis múltiple (desmielinización del sistema nervioso central) pediátrica más de tres años después.(56-57)


Discapacidad sensorial

Numerosas publicaciones médicas y científicas han documentado problemas de visión y audición después de la vacunación contra la hepatitis B. Por ejemplo, en 1987 The Lancet publicó un artículo sobre la uveítis (inflamación del revestimiento interno del ojo que a menudo conduce a la ceguera) después de la vacuna.(58) En 1993, también en The Lancet aparecieron más datos que documentaban la pérdida de visión y la eosinofilia (una enfermedad alérgica de la sangre) nuevamente después de la vacunación.(59) En 1994, Optometry and Vision Science documentó una neuritis óptica posvacunación.(50) y en 1995, la epiteliopatía, un raro trastorno ocular que empeora la visión, se analizó en Archives of Ophthalmology.(61) En 1996, The Lancet publicó un informe que documentaba la “oclusión de la vena central de la retina” después de la vacuna.(62) mientras que en el American Journal of Ophthalmology se mencionó el síndrome bilateral de la mancha blanca, que provoca la pérdida de visión en ambos ojos.(63) También en 1996, La Nouvelle Presse Médicale documentó neuropapilitis (inflamación y deterioro del nervio óptico) después de la vacuna.(64) y otra revista francesa, Annales d'Otolaryngologie et de Chirurgie Cervico-Faciale, mencionó la pérdida auditiva.(65) En 1997, La Nouvelle Presse Médicale publicó dos estudios diferentes que documentaban casos graves de oclusión de la vena central de la retina después de la vacunación.(66-67) El mismo año Nefrología Diálisis Trasplante confirmó la aparición de neuritis óptica tras la vacuna.(68) y Oftalmología Internacional certificó “complicaciones oftálmicas” en sujetos vacunados.(69) También en 1997, los Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York y la revista internacional Auris, Nasus, Larynx observaron pérdida de audición post-vacunación,(70-71) mientras que en 1998 la Revista de Oftalmología Francesa publicó datos sobre epiteliopatía.(72) En 1999, el BMJ confirmó la neuritis óptica tras la vacunación contra la hepatitis B.(73) y Acta Ophthalmologica Scandinavica papiledema: hinchazón del disco óptico.(74) En 2001, la revista alemana Klinische Monatsblätter Für Augenheilkunde confirmó también la neuritis óptica posvacunación.(75)


Enfermedades de la sangre

En 1990, poco después de la introducción masiva en el mercado de la vacuna contra la hepatitis B, el BMJ documentó vasculitis, una inflamación de los vasos sanguíneos, después de la administración del fármaco.(76) En 1993, la revista inglesa Thorax confirmó(77) y The Lancet publicó un estudio sobre la eosinofilia, una enfermedad alérgica de la sangre, nuevamente después de la vacunación.(78) En 1994 y 1995, The Lancet también documentó la trombocitopenia, una enfermedad grave que provoca sangrado excesivo, hematomas y problemas de coagulación.(79-80) En 1998 se confirmó la aparición de trombocitopenia en numerosos pacientes recién vacunados.(81) También el Scandinavian Journal of Infectious Diseases confirmó y Archives of Disease in Children publicó datos que confirman esta enfermedad como un evento adverso de la vacuna.(82) En 1999, el European Journal of Pediatrics confirmó una vez más la trombocitopenia tras las vacunas contra la hepatitis B y la triple vírica.(83) y el mismo año el Journal of Rheumatology publicó dos importantes estudios de los cuales el primero había demostrado la correlación entre vacuna y vasculitis.(84) y la segunda eritermalgia, espasmos vasculares en manos y pies que provocan dolor y ardor.(85) En el año 2000, Reumatología Clínica y Experimental estudió casos de poliartritis nudosa.(86) - un tipo de vasculitis rara, sistémica y necrotizante (que daña las células) - y el British Journal of Hematology documentó una pancitopenia grave - una reducción peligrosa de los glóbulos rojos.(87) En 2001, el Journal of Rheumatology publicó datos adicionales que confirmaban la posibilidad de vasculitis después de la vacuna recombinante contra la hepatitis B.(88) y la revista italiana Haematologica confirmó la trombocitopenia como un evento adverso.(89)


Enfermedades de la piel

En 1989, el New England Journal of Medicine documentó eritema nudoso (inflamación dolorosa de la piel con protuberancias suaves) después de la vacunación contra la hepatitis B.(90) En 1993, el Journal of Rheumatology informó casos de eritema nudoso y artritis de Takayasu, una forma rara de vasculitis.(91) El mismo año, la revista sueca Acta Dermato-Venereologica escribió sobre el liquen ruber plano después de la vacunación.(92) - una erupción con picazón en la piel caracterizada por lesiones gruesas y duras muy juntas que se asemejan a algas u hongos que crecen en las rocas. En 1994, los Archivos de Dermatología también documentaron el liquen plano después de la vacunación.(93) y Dermatología Pediátrica demostraron un vínculo con el eritema multiforme.(94) En 1997, el Australasian Journal of Dermatology confirmó la “reacción liquenoide” (liquen plano) tras la vacuna.(95) y el Journal of the American Academy of Dermatology escribió sobre la anetodermia.(96) - arrugas localizadas, pérdida de elasticidad y atrofia de la piel - después de la vacunación. En 1998, el British Journal of Dermatology publicó dos estudios que documentaban enfermedades de la piel posteriores a la vacunación: uno sobre el liquen plano.(97) y el otro sobre urticaria y angioedema,(98) Patologías de base alérgica caracterizadas por ardor, escozor e hinchazón dolorosa. En 1999, el liquen plano también fue mencionado en la Revista Internacional de Dermatología.(99) y en 2000, se publicaron en Clinical and Experimental Dermatology datos que confirmaban el eritema multiforme posvacunación.(100) Ese mismo año, el Nepal Journal of Dermatology volvió a escribir sobre el liquen plano después de la vacunación contra la hepatitis B.(101) en 2001 la mención apareció en el Journal of the American Academy of Dermatology(102) mientras que Dermatología Pediátrica habló de erupción liquenoide.(103)


Diabetes enfermedades hepáticas y renales.

En 1994, The Lancet documentó disfunción hepática tras la vacunación contra la hepatitis B.(104) y en 1995 Clinical Nephrology publicó un estudio sobre el síndrome nefrótico - daño renal - nuevamente después de la vacunación.(105) En 1996, el New Zealand Medical Journal publicó dos documentos que correlacionaban la antihepatitis B con epidemias de diabetes mellitus insulinodependiente (DMID). Los autores encontraron que en los tres años posteriores a una campaña de vacunación masiva muy extensa y recientemente introducida, hubo un aumento del 60% en los casos de DMID.(106-107) En 1997, Medicina Intensiva escribió sobre la inflamación del hígado y la enfermedad respiratoria aguda después de la vacunación (108). En el año 2000, Nefrología Pediátrica confirmó la posibilidad de sufrir síndrome nefrótico tras recibir la vacuna.(109) Otras publicaciones también documentaron reacciones adversas a esta vacuna.(110-111-112-113-114-115-116-117-118-119)


Francia ha eliminado la antihepatitis B del calendario de vacunación pediátrica

En julio de 1998, aproximadamente 15.000 ciudadanos franceses pertenecientes a quince asociaciones presentaron una demanda contra el gobierno francés alegando que había engañado al público sobre los riesgos y beneficios asociados con la vacuna contra la hepatitis B. Cientos -quizás miles- de personas habían sufrido enfermedades autoinmunes y Trastornos neurológicos, incluida la esclerosis múltiple, después de la vacunación.(120) Como resultado, en octubre de 1998 Francia se convirtió en el primer país en abolir la exigencia de esta vacuna para la admisión en la escuela.(121)


La vacuna contra la hepatitis B y el SIDA.

En 1978, el New York Blood Center de Manhattan, Nueva York, inyectó a hombres homosexuales una vacuna experimental contra la hepatitis B, producida por Merck, para cuya preparación se utilizaron chimpancés. Poco después, los homosexuales masculinos de San Francisco, Los Ángeles, Denver, Chicago y St. Louis también recibieron tres dosis de la droga durante un período de tres meses.
En 1980, el 20% de los hombres homosexuales que se ofrecieron como voluntarios para el experimento de Manhattan dieron positivo en las pruebas del VIH, la incidencia más alta del mundo, incluida África. En 1981, la epidemia de SIDA se hizo oficial. Aunque no hay evidencia de que la vacuna experimental contra la hepatitis B aplicada a esos voluntarios homosexuales causara el SIDA, no hay duda de que la enfermedad alcanzó su punto máximo poco después de las inyecciones.(122)


¿Qué tan efectiva es la vacuna contra la hepatitis B?

La eficacia de la vacuna contra la hepatitis B se definió inyectando el fármaco a sujetos a los que luego se midieron los anticuerpos específicos producidos en la sangre. Estos anticuerpos deben alcanzar o superar ciertos niveles establecidos por los expertos y que se presume brindan protección. Los científicos lo llaman "seroprotección". Según esta definición, la vacuna se considera "altamente inmunogénica" cuando los niveles de anticuerpos se pueden medir en el corto período posterior a la última dosis de un ciclo de tres refuerzos.(123) Sin embargo, según las industrias manufactureras, se desconoce la duración del efecto protector en personas vacunadas sanas. Los estudios de seguimiento, entre cinco y nueve años después, muestran que aproximadamente la mitad de todos los sujetos vacunados ya no tienen niveles protectores de anticuerpos.(124-125)

Por ejemplo, un estudio publicado en el New England Journal of Medicine encontró que después de cinco años, los niveles de anticuerpos (que se presume están relacionados con la inmunidad) habían disminuido dramáticamente o ya no eran detectables en el 42% de los vacunados. Además, 34 de los 773 sujetos (4,4%) estaban infectados con el virus.(126-127) En otro estudio, menos del 40% de los vacunados tenían anticuerpos protectores después de cinco años.(128)

Investigaciones similares mostraron que el 48% de los sujetos vacunados tenían niveles inadecuados de anticuerpos después de sólo cuatro años.(129) Según la OMS, hasta "el 60% de los adultos perderán todos los anticuerpos mensurables inducidos por la vacuna contra la hepatitis B en un plazo de seis a diez años".(130) y la literatura médica está llena de datos que confirman el fracaso de la vacunación.(131-132)

Vacunas: una guía para la elección informada por Neil Z. Miller (autor) y Claudia Benatti (traductora)
Ediciones Terra Nuova, 2018

NOTA IMPORTANTE: Corvelva te invita a profundizar en la información leyendo todos los apartados y enlaces, así como en los prospectos y fichas técnicas de los productos del fabricante, y a hablar con uno o varios profesionales de confianza antes de decidir vacunarte a ti o a tu hijo. Esta información es solo para fines informativos y no pretende ser un consejo médico.

Lea también...

Te recomendamos leer también...

Corvelva

Publique el módulo Menú en la posición "offcanvas". Aquí también puede publicar otros módulos.
Aprende más.