Muerte del tratamiento: los errores médicos son la tercera causa de muerte en los Estados Unidos. ¿Y en Italia?

Muerte del tratamiento: los errores médicos son la tercera causa de muerte en los Estados Unidos. ¿Y en Italia?
(Tiempo de lectura: 3-6 minutos)

También este año el cáncer permanece en la cima de causas de muerte en países occidentales en un enfrentamiento nefasto con enfermedades cardiovasculares. La lista continúa con enfermedades respiratorias, suicidios, armas de fuego, accidentes, etc. A pesar de los avances médicos, la clasificación se ha mantenido prácticamente estable durante años. Sin embargo, mientras revisaba algunos artículos sobre el tema, me sorprendió una observación que apareció hace algún tiempo en el British Medical Journal: si los errores médicos fueran una enfermedad, ocuparían el tercer lugar en esta clasificación sin gloria. Según un análisis de la John Hopkins, solo en los Estados Unidos, los errores médicos causan más de 250 mil muertes al año de un total de aproximadamente 2,6 millones de muertes. Las estimaciones cambian significativamente en diferentes estudios, pero es seguro decir que los errores médicos causan cientos de miles de muertes en todo el mundo cada año. Los datos sobre errores médicos en Italia son escasos, como señaló Walter Riccardi en una investigación de 2015. En ciencia, la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia, y el sentido común sugiere que Italia no es una excepción hasta a la prueba contraria.

negligencia 2

Es bueno comprender la definición de error médico, que los autores del estudio de John Hopkins definen de esta manera: "Un acto terapéutico involuntario (acción u omisión) que no alcanza el resultado deseado, un error en la ejecución o planificación de la terapia o una desviación del plan de tratamiento que puede o no causar daño al paciente ". Por lo tanto, los errores médicos son diferentes del riesgo de complicaciones que inevitablemente acompaña a cualquier procedimiento o terapia médica.

Algunos errores son obvios (por ejemplo, la administración de una terapia incorrecta, una transfusión con un grupo sanguíneo incompatible, un diagnóstico omitido frente a evidencia diagnóstica clara). En muchos casos, sin embargo, es difícil distinguir el error humano individual de una secuencia compleja de eventos que acompaña a una enfermedad. Por ejemplo, imagine el caso de un paciente con numerosas otras patologías físicas o mentales, sin apoyo familiar o financiero, o un hospital con recursos y recursos limitados. Además, el sistema de codificación actualmente en uso para catalogar las causas de muerte no permite una identificación unívoca de errores médicos y, por lo tanto, las estimaciones que tenemos son inexactas y probablemente a la baja.

Decidí hablar sobre esto consciente del riesgo de inducir una caza de brujas miope hacia un sistema de salud que en Italia, dado en la mano, es en gran medida excelente, eficiente y garantiza un acceso público adecuado. Espero que no suceda también porque es un problema global. En cambio, hay al menos dos buenas razones, aparentemente conflictivas, por las cuales deberíamos tener el coraje de enfrentar el problema de los errores médicos. El primero es que el error humano es inevitable. Toda actividad humana, en particular una actividad compleja como la medicina, tiene un riesgo ineludible de error humano. En otras palabras, "disparar" al autor de un solo error no evitará que vuelva a suceder. El segundo es que más del 50% de estas muertes son potencialmente evitables. Por lo tanto, tenemos la obligación moral de tratar de reducir al máximo el impacto del error humano dentro de nuestras vías de atención.

Conciliar estos dos aspectos, la inevitabilidad y la prevención del error, es un ejercicio extenuante que requiere la transformación de la cultura de la culpa individual (o del chivo expiatorio) en la cultura de la seguridad. Para explicar el concepto, informo un ejemplo que Guido Tonelli informa en su libro "El nacimiento imperfecto de las cosas."En el CERN, el acelerador de partículas de Ginebra y la máquina más compleja jamás construida por el hombre, aquellos que cometen un error e informan de inmediato son recompensados. Por más paradójico que pueda parecer, esto permite remediarlo cuando las posibilidades d ' la intervención es más alta y más efectiva porque todas las mejores habilidades se centrarán en resolver el error. No solo, será posible comprender por qué ocurrió el error y cómo evitar que vuelva a suceder.

De hecho, cada error ocurre no solo por una persona, sino también por el fracaso de un proceso completo que no ha implementado las herramientas adecuadas para evitar que ocurra el error. Por ejemplo, si se requiere una doble identificación con un colega o el uso de un sistema electrónico basado en un código de barras para administrar la terapia, se hace más difícil suspender la terapia. De manera similar, si un caso se discute en una consulta multidisciplinaria de especialistas, es más probable que se identifiquen errores de diagnóstico inadecuados o un tratamiento inadecuado.

Una tradición de hospitales anglosajones que se está extendiendo lentamente es la de M & M, o reunión de morbilidad y mortalidad donde se discuten las complicaciones y muertes que ocurrieron en su departamento. Son reuniones en las que se analiza la historia del paciente con absoluta tranquilidad y transparencia y se intenta comprender lo que no funcionó. Algunas veces nos damos cuenta de que no podría haberse hecho de otra manera, otras veces decidimos cambiar un procedimiento. Estas reuniones enseñan que nadie está libre del riesgo de cometer errores y que todos somos responsables de la mejora continua de la atención al paciente. Ciertamente, existen otros ángulos de interpretación de este problema que incluyen el papel del sistema legal y los casos de compensación, de la administración del hospital, de la capacitación del personal médico y paramédico y del acceso a los tratamientos. La solución, suponiendo que haya una, no está a la vuelta de la esquina para nadie. Bajado a la realidad italiana, creo que este estudio nos pone al frente de algunas iniciativas para tomar. Por ejemplo, sería útil cuantificar y comprender mejor el fenómeno de los errores médicos en el servicio de salud. El logro de este objetivo podría ser una valiosa oportunidad para promover la cultura positiva de la transparencia y combatir activamente la cultura negativa y no concluyente del chivo expiatorio. La ventaja para quienes llevan a cabo nuestro sistema nacional de salud con dedicación todos los días sería poder trabajar con responsabilidad y serenidad en la prevención de errores en lugar de temer cometer uno. El beneficio para los pacientes sería poder contar con un sistema de salud que reconozca sistemáticamente los errores rápidamente, los aborde y los recuerde.

Puede encontrar el artículo al que hace referencia esta publicación en:

Makary, Martin A y Michael Daniel. 2016. "Error médico {\ textemdash}, la tercera causa principal de muerte en los Estados Unidos". BMJ 353. BMJ Publishing Group Ltd. doi: 10.1136 / bmj.i2139.

Specchia ML, Cadeddu C, Lovato E, Capizzi S, Ferriero AM, Veneziano M, Mancuso A, Ricciardi W. Carga de errores médicos en Italia: un análisis de la literatura Ig Sanita Pubbl. 2015 julio-agosto; 71 (4): 405-17.


fuente: https://www.huffingtonpost.it/entry/morire-di-cure-gli-errori-medici-sono-la-terza-causa-di-morte-negli-usa-e-in-italia_it_5cc1e626e4b0aa856c9e6546